miércoles, 10 de septiembre de 2014

Simón Díaz: Caballo Viejo

Simón Narciso Díaz Márquez (Barbacoas, 8 de agosto de 1928 - Caracas, 19 de febrero de 2014), más conocido como «Simón Díaz» o simplemente por el apodo de «El Tío Simón», fue un cantante, músico, compositor, poeta, humorista, caricaturista y empresario venezolano.

Entrevista a Simón Díaz [1928-2014], por Leonardo Padrón

Esta entrevista a Simón Díaz forma parte del libro "Los Imposibles", de Leonardo Padrón, publicado en el año 2006 y editado por Editorial Santillana.

Por Leonardo Padrón | 19 de Febrero, 2014
 
simon_diaz_leonardo_padron_640

Sala de espera: Hubo una resistencia inicial de sus más cercanos para realizar esta entrevista. La razón es puntual: Simón no está en sus mejores días. Toda vida, si es larga, se llena de otoño. Las hojas secas de la memoria van cayendo sin remedio. Por eso, Simón Díaz ha confiado a su hija, Bettsimar, la recolección de esos olvidos impertinentes y tercos. Y no es azar que Bettsimar sea poeta. No es casual que sea ella quien completa los vacíos, quien redondea las frases, quien calza el último verso en los característicos juegos verbales y contrapunteos de Simón Díaz. Eso explica por qué no nos hallaremos con su habitual elocuencia. Pero quizás lo que menos importa es el exceso de neblina. Importa la fidelidad asombrosa con la canción que toda la vida ha interpretado: la devoción a su país. Por eso, lo único que no se le olvida a Simón Díaz es la sonrisa. Porque la mejor manera de querer a un país es sonriéndole. Siempre.

Postal: El es quizás el liqui-liqui más famoso de la historia de Venezuela. Hoy vamos a hablar con alguien que simboliza perfectamente la historia del hombre anónimo y de pueblo que termina conquistando al mundo. Se trata de Simón Díaz, quizás nuestro compositor más universal. Y la frase no es gratuita: las canciones de Simón Díaz han sido cantadas por artistas de la magnitud de Plácido Domingo, Joan Manuel Serrat, Julio Iglesias, Caetano Veloso, Juan Gabriel, Ray Coniff, Mercedes Sosa, Celia Cruz y un larguísimo etcétera que desborda nuestras posibilidades. Simón Díaz hizo que el sencillo y telúrico sonido del cuatro, nuestro instrumento nacional, le diera la vuelta al planeta. Simón Díaz logró que el llano no fuera solamente entendido como un lugar en nuestro mapa, sino también como un sonido del alma, una forma de cantar la vida, una lección de autenticidad, y sobre todo, un orgullo genético. Como lo diría alguna vez el ex presidente Rafael Caldera, Simón Díaz ha sido fundamental para la autoestima del venezolano. Y es que este país lo oye cantar y se siente bien consigo mismo, por nuestro pulmones pasa un aire limpio, un silbido de viento y garza, un arrullo de becerros y lunas melancólicas y una de las maneras más definitivas de decir Venezuela. O como lo diría Gilberto Santa Rosa: “Si alguien quiere conocer a Venezuela, simplemente basta con oír la música de Simón Díaz”. Por eso, entre otras cien perfectas razones, hoy estamos sentados ante uno de los mejores capítulos de nuestra historia, ante la exquisita sencillez y genialidad de un hombre imposible de no aplaudir: Simón Díaz.
*
De Barbacoa a Caracas
Simón, ¿cómo llegas a la música? ¿Cómo descubriste que tenías talento para la música?
En Barbacoa, con mi papá que era músico y me enseñaba algunas cositas y yo me entusiasmé con eso. Nací, pues, con ese deseo. Mi papá y mi mamá nos sacaron de Barbacoa y nos llevaron a Villa de Cura y allá, en Villa de Cura, se me murió mi papá.
¿Tú todavía eras un muchacho cuando se murió tu papá?
Sí, muchachito. Fíjate, te voy a contar: eso fue el 30 de julio de 1940. Me faltaban ocho días para cumplir los doce años, cuando murió mi papá. Pero me tocó a mí hacer una cosa preciosa, ser el hermano mayor. Es decir, cuando muere el padre, el mayor de los hijos forma una familia, junto con la mamá, para levantar a los hijos menores, y ellos me dicen papá a mí. Resulta que yo soy papá, yo soy el tío mayor y los levanté junto con mi mamá. Entonces me metí en la Orquesta Siboney de San Juan de los Morros. Pero ¿tú sabes que era yo allí? No era el cantante ¿Sabes qué era? El empleado. Cuando empecé, yo era el que acomodaba los atriles.
El atrilero…
Lo que llaman el atrilero…. Yo fui el que inventó, en esa época, esa forma de saber cómo estaba el sonido con el “aló, aló, aló…uno, dos, tres probando” Después me lo quitaron ¿Y tú sabes cómo lo hacen ahora? “Sí, sí, sí… Sonido. Sí, sí, sí…sonido”. Cuando yo me metí allí a trabajar como empleado ganaba cinco bolívares por cada baile que hacía esa orquesta, pero el director de la Orquesta ya sabía que yo tenía buena memoria para las canciones.

¿Te sabías todo el repertorio del grupo?
Sí, yo me sabía todas las letras de las canciones. Yo tenía cuando eso 17 ó 18 años. Un día había una fiesta amenizada por la orquesta pero el que cantaba los boleros no llegó y el director me llamó y me dijo: “Chato –a mí me llamaban el Chato porque me parecía al Chato Ortín antes de  Cantinflas– ¿te sabes ésta canción?” Y yo le respondo “¿Cuál es?” Me dice: “Dos almas” Y le respondí: “Y me sé hasta tres almas”. Así que le canté Dos almas…Y así fue como empecé a ser el cantante de la orquesta en ese momento, y la primera canción que canté fue Dos Almas.

Simón ¿Es verdad que tu mamá también fue determinante en tu carrera y te inspiró en muchos temas?
Mi mamá me ayudó muchísimo. Me la traje para Caracas justamente por ese empeño que yo tenía de estudiar música. Ella fue la que habló con un amigo mío para que yo me viniera a Caracas. Llegué un domingo, como a las 8 de la noche, y al día siguiente en la mañana ya estaba hablando con el muchacho que era primo de  mi mamá y que me empleó en el Banco Venezolano de Crédito ¿Tu sabes qué hacía allí? Era cobrador. Yo no conocía Caracas, y sin embargo ese mismo día fui a cobrar deudas por Catia. A los tres meses ya estaba en la Escuela Superior de Música con el maestro Vicente Emilio Sojo. El fue quien me enseñó toda esa cuestión musical que tengo.

El que te dio toda la plataforma académica.
Ese fue el más grande maestro musical que tuvo Venezuela y también fue mi maestro.

¿Alguna vez soñaste, cuando eras niño, con esta fama que tienes ahora, con este reconocimiento internacional que tienes hoy? ¿Esta era la vida que Simón Díaz andaba buscando? O ¿ha sido una sorpresa?

No, cuando era niño en Barbacoa no había escuelas ni medicinas ni una cantidad cosas; por eso fue que me trajeron para Caracas. Empecé a estudiar en Villa de Cura y en San Juan de Los Morros, donde terminé el sexto grado. Eso es todo lo que yo tengo, en la escuela llegué hasta sexto grado, nada más; pero a pesar de eso ¿tú sabes qué soy Doctor Honoris Causa de cuatro universidades de Venezuela? Así que soy cuatro veces Doctor. Cuando tenía 16 años hice la primera canción. La  compuse para una muchacha que tenía 14 años se la canté, por cierto que ese día llovió y me mojé todo, y yo cantándole la canción:
Mi interpretación a ti te hará reír/ como te hace llorar mujer a mí/ y tu corazón burlándose de mí/ como un payaso así me harás sentir…

Pero ¿te funcionó la canción? ¿La muchacha se enamoró de ti?
Era una noviecita mía, pero no, yo me casé fue con Betty.
*
Canto y comedia
Simón Díaz es emblema de la música popular venezolana, pero tu hermano Joselo es emblema del humorismo nacional.
Joselo ha sido uno de los cómicos más famosos que ha tenido Venezuela. Durante 30 años fue el mejor cómico del país… Joselo, mi hermanito querido.
Hay un cuento muy sabroso que quisiera recordar contigo. Una vez que le dijiste a Joselo, cuando viste que él trabajaba en televisión y que ganaba mucho más plata que tú: “Chico, dile a la gente que tú tienes un hermano que es mejor que tú”.
Eso fue una cosa bien simpática porque yo fui quien se lo trajo a él para Caracas. Me traje a mi mamá y a mis hermanos, compré una casita y estaba ahí, cuidándolos. Entonces, en una ocasión que estaba  en el banco, veo que Joselo saca una plata y un regalo que le había comprado a mi mamá y que le había costado como 4 mil bolívares. Yo ya era Jefe de Cuentas Corrientes y ganaba como mil bolívares mensuales. Cuando vi a Joselo con esa plata le dije: “¿Qué es eso?” Porque me asusté “Y ese dinero ¿qué es?”. El me dijo: “No, no, es que me estoy ganando una platica”…” ¿Y cuánto estás ganando?”, le replico y me contesta que como 7 mil. Yo grito: “¿7 mil bolívares mensuales?” “Sí, gano 2 mil con Chuchín Marcano y 2 con Julián Pacheco y 3 mil en Radio Caracas”…”Ah, entonces vamos a hacer una cosa”, le digo yo: “Yo aquí gano mil bolívares nada más y ya estoy casado, así que dile por ahí, a toda la gente que anda contigo, que hay un hermano tuyo que es mejor que tú, ¿oíste?”. Y empieza Joselo: “¿Y ustedes no conocen a mi hermano?… ¡Ay, y eso que ustedes no conocen a mi hermano Simón!”. ¿Tú sabes quién me contrató durante dos años, con un sueldo, pero sin irme del banco?… Venevisión.

¿Te contrató para que cantaras?
No, yo no hacía nada. Luego, a los 2 años, me dijeron: “Vente, renuncia al trabajo del banco que vas a empezar aquí”. Comencé con un programa que yo mismo cree y que se llamaba “La  Quinta de Simón”. Yo mismo lo hacía, lo escribía y le decía a uno qué era lo que había que hacer. Ese programa fue famoso.

Simón, todos sabemos que el llano ha sido tu gran motivo de inspiración. Te has inspirado mucho en la vida del llano para componer tus canciones, ¿qué es lo más hermoso y lo más terrible que tiene el llano?

El llano tiene cosas muy buenas. Hay mucha gente del llano que compone una cosa que es bien bonita, y que es muy llanera, llamada la Tonada. La Tonada es totalmente llanera. Habla del ganado, del ordeño. De esas cosas hablaba yo también así que compuse las tonadas. Pero yo no soy el único autor de tonadas. Soy uno de ellos. He compuesto bastantes tonadas.

Efectivamente, todo hombre del llano le canta a la vaca cuando la está ordeñando. Eso siempre ocurre así, ¿no?

Sí, le canta, es verdad. Yo le cantaba a la vaca Mariposa cuando la ordeñaba. La vaca mariposa tuvo un terné/un becerrito lindo como un bebé…

Todos tenemos bastante claro lo hermoso que es el llano, pero si tuvieras que decir algo terrible que tiene el llano, ¿que dirías?

No, terrible no tiene nada… Eso es muy bello. El llano es una de las cosas más bellas que tiene Venezuela. Tú sabes que el llano está bajito ¿no? y hace un poquito más calor que aquí arriba en Caracas, por ejemplo. Yo soy llanero. Nací en Barbacoa que en aquella época formaba parte del estado Guárico; ahora pertenece al estado Aragua, pero yo sigo siendo del Guárico porque ahora me fui para San Juan de Los Morros y esa es la capital del Guárico.
*
BANDA SONORA. AUDIO 1. Se escucha la voz de Coquito, una figura de la televisión que empezó su carrera siendo un niño y de la mano de Simón Díaz:
“Yo tengo que decir que el Tío, además de enseñarme a ser artista, me enseñó a ser gente. Una de las cosas que me exigió era que siempre debía tener los pies pegados a la tierra porque no éramos más que nadie, pues sólo éramos personajes públicos y más nada. Yo puedo decir que entré por la puerta grande a la televisión, así que yo sólo puedo decir una sola cosa: Tío Simón ¡gracias¡ De verdad se me hace un  nudo en la garganta cuando hablo de esto, pero sólo puedo decirte bendición toda la vida. Eres patrimonio cultural de este país. Te amamos. Coquito.
Y Simón responde como mejor sabe hacerlo, con un verso improvisado: “¿Qué es eso? Bendito/ con un cariño exquisito/a un muchacho bien bonito/ y que se llama Coquito.”
AUDIO 2. Emilio Lovera, uno de los grandes humoristas del país:
“Tal vez no sea un sobrino muy querido porque no te gusta que te imite. Mentira. Sí te gusta, claro que te gusta. Es más, tú sabes que hay invitados que se homenajean y a Simón Díaz cada vez que se le imita se le hace un homenaje, porque es tan conocido que cuando yo hago esa imitación en Argentina, España, México o en cualquier Isla del Caribe, todo el mundo lo reconoce. “
“¡Gracias Emilio! Emilio Lovera me dice/con un cariño bonito/con un cariño exquisito/le voy a decir una cosa/ pa´que la gente lo quiera/uno de los más grandes amigos míos/ y cantante del mundo entero/ es Emilio Lovera…”
AUDIO 3. El tercer sonido es un fragmento de un diálogo entre Simón y su hermano Joselo, un diálogo intraducible por sus juegos fonéticos pero que quiso traer a su memoria los tiempos en que compartían un mismo programa de televisión.
“¿Sabes quién es ése? Joselo mi hermano menor. ¡Qué cosa tan buena! Un abrazo para Joselo que se lo manda su papá, que era como él me decía cuando yo lo crié. Me decía papá porque era muy chiquito y yo era el hermano mayor. Ése es alguien muy bello que se llama Joselo”.
*
Simón, tú compusiste una canción que se ha convertido en una canción universal, que tiene ya 350 versiones y ha sido cantada en 12 idiomas. Estamos hablando de “Caballo Viejo”. De todas esas versiones ¿cuál es la que más te gusta, la que más te emociona?
Plácido Domingo es uno de los mejores tenores del mundo y él la cantó aquí conmigo. Estuvo en el Teresa Carreño y entonces cuando iba a cantar dijo: “Voy a cantar Caballo Viejo, pero voy a llamar a Simón Díaz para que cante conmigo” Y la cantamos los dos. Fue muy emocionante.

¿Cómo nació “Caballo Viejo”?
Yo tenía un programa en el Canal 8, en Venezolana de Televisión, que se llamaba Venezolanamente. En una ocasión fui al llano a grabar una cosa que se llama “galapagueada”, que es una cosa bien bonita que hacemos allá para agarrar esos animalitos en el río para comérselos. Estábamos en San Fernando de Apure y yo le digo a uno de los empelados míos que me consiguiera para el día siguiente a unos músicos con arpa, cuatro y maracas y a un cantante. Efectivamente, a la mañana siguiente, como a las 10, llegaron los músicos pero no llegó un cantante sino una cantante de 19 años ¡linda y cantaba precioso! Bueno, yo me enamoré de ella y ella de mí, pero en ese momento nada más. Nos fuimos a grabar el programa y en la noche yo me puse a recitarle unos versos… Esta muchacha tan linda/ sentada en esa silleta/ mi cariño se empaqueta/ cuando la veo yo a ella/ que parece aquí una estrella/ que está pensando conmigo/ Yo soy un hombre testigo/ buscando un beso bien fino… Y le digo una cantidad de cosas. Y resulta que se paró un muchacho a contestarme y empezamos a hacer un contrapunteo Tin, tin, tin, tin, tin. Pero un contrapunteo que duró más de una hora ¡Fue tan bueno ese contrapunteo! ¿Sabes quién era el muchacho? Pues el novio de ella.

¡Nada más y nada menos!
Bueno, ella se lo llevó y se fueron. Al día siguiente, en la mañana, cuando nos estábamos desayunando, yo le digo a los muchachos: “¿Se acuerdan de aquello de anoche?”… “Ah no, Simón. Eso de anoche fue un espectáculo, qué cosa tan buena, ese contrapunteo, ésa es una de las cosas más buenas que hemos oído”, me dicen. Y entonces les digo: “Oigan lo que le compuse”. Y les canté Caballo Viejo. La compuse como entre las 6 y las 8 de la mañana recordándome del episodio de la noche anterior.

¿Y la compusiste así, de un solo tirón?
Sí. Ése es “Caballo Viejo. Se trata de un caballo viejo que la gente había sacado a la calle y cuando un caballito viejo está en la calle y se enamora, ay, ay, ay. Por eso la canción dice al final el potro da tiempo al tiempo porque le sobra la edad /Caballo viejo no puede perder la flor que le dan/ porque después de esta vida
…no hay otra oportunidad.
Exacto.
*

La vuelta al mundo con “Caballo Viejo”


Simón, hay una versión de Caballo Viejo que hizo Gipsy King, que fue quien, de alguna manera, universalizó el tema. Pero entiendo que allí hubo un problema porque no te daban el crédito como autor, o sea, no decían de quién era la canción, y tuviste que reclamar legalmente ese derecho ¿no?
No, hay muchas cosas. Por ejemplo ese Bamboleo es una canción que hicieron de Caballo Viejo. Cuando el amor llega así de esta manera/ uno no se da ni cuenta… Bamboleo… bamboleo ¿Ves? Bueno, esa es una canción prácticamente mía y dice que son cuatro sus autores. Yo soy uno de ellos, pero resulta que yo debería ser doblemente autor pero me pusieron a mí y a otros tres que se metieron allá. Y esa gente ha ganado una cantidad de plata en el mundo entero con esa canción.

O sea, que es como si fuesen cuatro los autores del tema.
Si. Esa versión es muy buena y me gusta mucho. Ahora, Venezuela no solamente tiene Caballo viejo como un tema universal. Hay varias canciones muy famosas, por ejemplo Alma Llanera, Moliendo Café, Ansiedad, y Caballo Viejo. Es verdad que es una de las que está más arriba en todo el mundo y que se conoce mucho. Es verdad que conocen al Tío Simón, a Simón Díaz, por Caballo Viejo. Pero yo no solamente he compuesto Caballo Viejo. Ahí está Mercedes, ahí está La Vaca Mariposa, tonadas…Sabana.

Has tenido el privilegio de que grandes artistas canten tus canciones y has podido codearte con ellos. ¿Cuál de ellos te ha impresionado más como ser humano? Entre Celia Cruz, Joan Manuel Serrat, Plácido Domingo, Mercedes Sosa, Armando Manzanero, Cantinflas, ¿cuál te ha impresionado más? 

Todos ellos. Yo no puedo decir nada en especial de uno sólo. Tengo recuerdos bonitos de todos los que tú me acabas de nombrar.

Hay algo de lo que no podemos dejar de hablar: tu relación con los niños, porque creo que eso es algo que ha marcado decisivamente tu carrera. Contesta con Tío Simón es ya un clásico de la televisión venezolana. ¿Qué te dan los niños cuando están con ellos? ¿Por qué te gusta tanto hacer programas con los niños?

Los niños de Venezuela son tan bellos, tan chiquitos. Yo los amo y  ellos también me quieren a mí. Y como yo soy El Tío, pues, siempre digo que soy hermano de los hombres que son sus padres, hermanos de las mujeres que son sus madres, y por eso es que soy el tío del pueblo venezolano. Por eso es que soy el tío de todos esos niñitos. Yo hice un programa y traje a un muchachito de San Juan de los Morros, de 2 años y 10 meses. Yo lo tenía en brazos cantando Mercedes se está bañando/ en las orillas de un río/ mis ojos la están mirando pero es de un amigo mío/ Yo no quisiera mirarla pero no tengo la culpa/ se parece a una esmeralda con flores de chupa chupa/ que yo le avisé a mi amigo muy difícil me resulta/ Me voy corriendo a su casa pa’que mi amigo lo sepa/ Le echaré una cantaleta y le digo lo que pasa/ Que hay un inmenso peligro que corre allí su mujer/ que se lo dice un amigo, que algo tenemos que hacer/ que vaya pronto a salvarla… Y entonces le pongo el micrófono y el muchachito dice: …“y de ñapa voy con él”. Bueno, el público se paró de la emoción ¡qué cosa tan buena! Pero después, “para que no crean”, le digo yo al público: “si ustedes están creyendo que yo era el que le estaba diciendo esa frase, él ahora va a cantar otra canción”. Y lo dejé solito y el conjunto le puso la canción y cantó completita, pero de arriba abajo, Caballo Viejo.

¿Cuáles han sido los cantantes que más han influido en tu carrera, aquellos que te gusta escuchar recurrentemente?

Carlos Gardel, Alfredo Sadel. Hay una cantante por cierto, que se me aguaron los ojos hoy mismo cuando la recordé……Magdalena Sánchez. Tremenda cantante, también. Se nos fue hoy. Agustín Lara, Rafael Hernández. Todos esos eran grandes cantantes que yo escuchaba antes. En Venezuela hay buenos cantantes y buenos compositores también, no solamente yo.

¿Y qué tipo de  música oyes tú ahora?
Yo sigo siendo un enamorado de la tonada y de los boleros. Ah. ¿Sabes ese bolero que es el tema de una telenovela de Radio Caracas?

Claro, que se llama Amantes
Que dice: Qué vale más una mirada de tus ojos. Qué vale más. Ese es un bolero mío. Yo compongo boleros, de todo, pero especialmente las tonadas.

Bueno, en las tonadas te has convertido en un clásico inevitable ¿no?

¿Cuál es tu ciudad preferida en el mundo?

Caracas es una ciudad que yo amo. Tengo aquí viviendo casi 55 años. Yo quiero mucho a Barbacoa, también a San Juan de los Morros, porque después de nacer en Barbacoa me crié en San Juan de los Morros, pero después me vine a Caracas. Esas tres grandes ciudades de Venezuela son las que más quiero. Por eso, por esas tres razones: una fue donde nací, otra donde me crié; y Caracas, donde me he sentido lo que soy.

Una canción que te guste mucho de cualquier otro cantante de esos que tanto admiras.
Moliendo café es bien buena.
De Hugo Blanco.
…y de su tío, el hermano de su mamá, que también fue el compositor de esa canción.
Simón, ¿a qué le tienes miedo?
No le tengo miedo a nadie. Una de las cosas que yo más amo es a Dios. Creo en él y él me ha cuidado tanto, tan bellamente. Soy un enamorado de Dios. No tengo ningún miedo. No, señor.

Alguna muerte de alguien que te haya marcado mucho en la vida.
Te voy a decir una cosa, cuando yo tenía 12 años se murió mi papá, y cuando tenía 70 años, se murió mi mamá. Te lo digo de verdad, esos son las dos muertes que más he llorado en mi vida.

Simón, un paisaje especial para ti, me imagino que es el llano el paisaje que más te gusta, ¿no?
Sí, el llano me encanta. Pero también voy siempre a Margarita, a Maracaibo, Maracay, Valencia. Yo soy un enamorado de toda Venezuela.

¿Tu comida preferida?
El pato pequinés que siempre me llevan a comer mi esposa y mi hija Betsymar. Cuando no me llevan, yo llamo por teléfono y el restaurante me lo lleva a mi propia casa.

De todas tus canciones, ¿cuál es la que más te gusta cantar cuando estás en el escenario?
No hay una que me guste más, yo las canto todas. Pero puedo decirte que recuerdo especialmente la primera que canté, la primera que compuse, aquella mi interpretación a ti te hacer reír como me hace llorar mujer a mí. Y la última que he compuesto es Déjame que te cante Venezuela…Te voy a cantar un pedacito: Déjame que te cante Venezuela/ desde el Ávila precioso de Caracas quiero llegar a ti/ de tus techos rojos/ de tener los antojos de adorarte/En la mañana el Sol/ saluda al Oriente/ Y pasa su calor al Litoral/ En la tarde un azul crepuscular /y se apaga su luz en el zuliar/ Así como tu Sol es tuyo eternamente/ es tuya mi canción eternamente/ y si quiere mi voz un día marcharse/ que no me quite Dios poder cantarte/ Déjame que te cante Venezuela…
Ésta es la última canción que he compuesto para que la escuche este pueblo tan bello que es toda Venezuela.

VIDEO. Caballo Viejo Simón Díaz.





Fallecimiento


El artista falleció en Caracas el 19 de febrero de 2014 a la edad de 85 años tras el deterioro progresivo de su salud. Su hija Bettsimar Díaz, anunció su fallecimiento a través de su cuenta personal de Twitter, escribiendo textualmente: «Con lágrimas le anuncio al país que mi amado padre, partió esta mañana, en paz».La importancia del artista hizo que el Gobierno venezolano decretara tres días de luto oficial por su desaparición física.

Simón Díaz fue sepultado el día 21 de febrero en el Cementerio General del Este16 en medio de manifestaciones de artistas, familiares, conocidos y público en general. El gobierno venezolano posteriormente, anunció la presentación de un concierto a su memoria el día 23 de febrero.


Puedes COMPARTIR esta entrada en tus redes sociales: Twitter; Facebook; Google+
Con solo presionar un botón. ¡ gracias por compartir!
 
Sígueme en Twitter

Sígueme en FaceBook

Lecturas Relacionadas

 

Conoces la Moringa fuente de proteinas de la India

Día Mundial de la Alimentación     
Eva Andressa Vieira Fitness Brasil

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada