domingo, 28 de septiembre de 2014

El gasto militar en Ex-paña

El inmoral gasto militar español para el año 2013

08-52+el+enga%C3%B1o 
FUENTE: artículo publicado por Utopía Contagiosa en Es Hora

El gasto militar mundial de los Estados, según el Instituto de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI) supera el billón setecientos mil millones de dólares anuales. Es uno de los más escandalosos y dolorosos lastres de nuestra época y la prueba más evidente de la persistencia de la violencia y de la guerra como metodologías principales de las relaciones internacionales. 

A esta ingente cifra de gasto destinado por los Estados a financiar ejércitos y actividades militares se puede sumar una importante cantidad, la que compone el tráfico ilícito de armamentos, destinados a cuerpos paramilitares, que también puede considerarse gasto militar. Según Oxfam, en 2012 superó los 55.000 millones de dólares.

Eso no es todo: Por una parte, las inversiones mundiales en armas son directamente proporcionales a la pérdida de oportunidades de desarrollo y detraen recursos para necesidades mundiales de primer orden. Por otra parte, existe una relación ya muy estudiada entre los flujos comerciales de venta de armas y la generación de conflictos bélicos. En tercer lugar, el mercado internacional de armamentos (y con ello los principales causantes de este estado de cosas) está dominado por menos de diez países, de los que España ocupa el deshonroso sexto lugar.

Los mismos males que predicamos del gasto militar a escala mundial los podemos observar en el microcosmos de cada país. España, en este caso, no sólo no es una excepción sino que se convierte en una singularidad bochornosa y opaca. Intentaremos en este artículo, aprovechando que se está debatiendo en el parlamento el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado, indagar sobre el gasto militar español.

Características del gasto militar español

na de las características más singulares de nuestro gasto militar es que éste se encuentra disperso y disfrazado, en su gran mayoría, fuera de los presupuestos del Ministerio de Defensa, hasta el punto de que entre cuatro y seis de cada diez euros de gasto militar no están en el presupuesto del Ministerio de Defensa.
Esto ha servido a las autoridades políticas y militares para predicar un bajo porcentaje de los gastos militares español y para pedir constantemente aumentos de éstos ya sea para mantener el nivel de operatividad, para modernizar los ejércitos, o para cumplir las misiones comprometidas con la OTAN y nuestros “aliados”.
Otra de las características de nuestro gasto militar es que, junto al que se presupuesta tanto en el Ministerio de Defensa como en los otros ministerios y secciones de los PGE donde se disfraza, se compone por partidas “extra” que de forma permanente el Gobierno autoriza con cargo al llamado “fondo de contingencia” de los PGE o fuera de todo presupuesto en los llamados “créditos “extrordinarios”. Esto ha sido así con gobiernos tanto del PP como del PSOE y responde, según reconocen desde estamentos oficiales, a que la sociedad no es partidaria del gasto militar que España necesita.
Tan antidemocrático proceder ha ocasionado que grupos pacifistas y de investigación por la paz dediquen esfuerzos constantemente por desentrañar el Gasto Militar oculto en España, como es el caso del reciente informe de Pére Ortega “Verdades y mentiras en el presupuesto militar español 2013” en el que sitúa el gasto militar español en 16.492,44 millones de euros, en lugar de los 6.913,95 que reconoce el Ministerio de Defensa.

Las cifras del gasto militar español.

La dificultad de desentrañar el efectivo gasto militar hace que informes como el reseñado contengan en gran parte estimaciones inferidas a partir de datos de años anteriores y que existan múltiples imprecisiones a la hora de considerar qué partidas y qué gastos, fuera de los consignados en el Ministerio de Defensa, deben ser imputados como gasto militar y cuáles no.
En nuestro criterio, la estimación de Pére Ortega, a pesar de lo meritorio de su propósito, comete algún que otro error de bulto que le resta consistencia (por ejemplo duplica el gasto del Instituto Social de las Fuerzas Armadas al computarlo en el capítulo de Organismos autónomos y, de nuevo, como gasto de ISFAS) y deja fuera de la consideración de gasto militar organismos que forman claramente parte del gasto militar, como el CNI (hasta ahora adscrito a Defensa y actualmente al Ministerio de Presidencia pero sin que haya variado ni la estructura ni las funciones de dicho aparato de espionaje), junto con otras partidas de carácter militar que tienen la plena consideración de gasto militar según el llamado “criterio OTAN” (es decir, el que utiliza la OTAN para considerar el gasto militar de sus Estados asociados), A ello se une que no deja claros los indicadores usados para la estimación y cálculo del gasto militar en clases pasivas militares, guardia civil, deuda pública militar, fondo de contingencia y otros que no están individualizados en los PGE, lo que permitirá que personas contrarias a ese trabajo de investigación le acusen de hacer estimaciones aleatorias..
Nosotros hemos elaborado otro informe, puesto a disposición del grupo de trabajo sobre gasto militar de la coordinadora 25S y de los grupos organizados en torno a las luchas del 15M llamado ,”Gasto militar español 2013: No hay crisis para lo militar” que puede ser descargado y consultado de Internet en nuestro propio Blog (http://es.scribd.com/doc/110517782/Presupuestos-Defensa-2013), en el que explicamos los indicadores usados para elaborar la tabla resumen de gasto militar y añadimos las fuentes del propio proyecto de PGE en que se pueden consultar de forma independiente. Según nuestra tabla, el gasto militar español se distribuye del siguiente modo :

CONCEPTO PGE OTRAS FUENTES
PRESUPUESTO MNISTERIO 5937
ORGANISMOS AUTONOMOS MDE 976,65
TOTAL MINISTERIO 6913,65
CLASES PASIVAS MILITARES 3987,7
GUARDIA CIVIL 2733,35
CREDITOS I-D INDUSTRIA 28,35
OPERACIONES EN EL EXTERIOR 15,2 766
CASA REAL
45,4
CONTRIBUCION ORGANISMOS MILITARES INTERNACIONALES
51,32
COORDINACION CIVIL MILIR LARA SEGURIDAD AEREA
0,28
PATRULLEROS VIGILANCIA PESQUERA
0.04
CENTRO NACIONAL DE INTELIGENCIA 203,69
ESTIMACION INTERESES DEUDA
11962,76
SOCIEDAD ESPAÑOLA DE PARTICIPACIONES INDUSTRIALES

ESTIMACION TOTAL GASTO MILITAR (ANTES DE ADICIONES)
26897,54
ESTIMACION FONDOS CONTINGENCIA PARA USO MILITAR
507,16
ESTIMACION CREDITOS EXTRAPRESUPUESTORIOS
1492,84
TOTAL GASTO MILITAR ESTIMADO
28897,54
Según nuestra estimación, el gasto militar español estimado (tanto el ue aparece en los PGE como el que estimamos que se gastará de forma extrapresupuestaria) superará los 28.800 millones de euros. Es decir, algo más de tres de cada cinco euros de gasto militar será gasto oculto. Las consecuencias del gasto militar español
Pero no sólo es que la cifra es escandalosa por su volumen y en comparación con la erosión que nuestros gobernantes están haciendo de las necesidades y derechos sociales, sino que también lo es porque el gasto pretendido desvela la orientación de las políticas que se quiere desarrollar y que en grandes rasgos se concretan en:
  • Mantener un ejército sobredimensionado y que cuenta con un mando por cada 2,5 efectivos.
  • Priorizar el apoyo al complejo militar industrial mediante subvenciones y estímulos tanto a la fabricación de armamentos para autoabastecimiento del Ministerio de Defensa como para el estímulo de la venta de armas a otros países, incluidos países de dudosa decencia.
  • Consolidar la orientación intervencionista de las Fuerzas Armadas, tanto por el tipo de armamento a su disposición (armamentos pensados para la intervencón en el exterior) como por la decidida opción por el intervencionismo “humanitario”.
  • Pagar la deuda inmoral contraída con el complejo militar industrial por el Estado de más de 32000 millones de euros y que constituye un tercio de la deuda pública española.
  • Consolidar el papel de gran especulador de terrenos del hasta hoy primer terrateniente español mediante la venta y pelotazos de su ingente patrimonio, cuyos beneficios no irán a paliar ls graves carencias sociales, sino a alimentar los ingresos del ejército.
  • De este modo, el gasto militar español es, 1) por una parte, un obstáculo para la satisfacción de necesidades sociales fundamentales y que están siendo recortadas desde el recetario neoliberal del gobierno, pues en un escenario de recursos escasos, lo que se gasta en armas se deja de invertir en necesidades sociales, y 2) por otra parte un gasto peligroso y que nos convierte en un Estado canalla y en una sociedad cretina que permite el uso de sus recursos para fines innobles.
¿qué dicen los partidos políticos del gasto militar español?

En la actualidad tenemos un indicador de primer orden para conocer la opinión de los partidos políticos respecto de este gasto militar. No hay sino acudir al Boletín Oficial de las Cortes Generales del pasado día 28 de octubre, en el que se contienen las 3.743 enmiendas presentadas a los presupuestos. de ellas sólo cerca del 1% (35) se refieren al gasto militar, lo cual nos ofrece una primera impresión del escaso entusiasmo que éste tipo de políticas despierta entre sus aburridas señorías.
Izquierda Plural el que ha presentado el mayor número de enmiendas, con un total de 12, incluida una de devolución de la sección 14 (Ministerio de Defensa) con una muy argumentada explicación de la insolidaridad del gasto militar y del engaño del presupuesto de defensa, que lo disfraza, para añadir que “ Por todo ello entendemos que estamos ante un manifiesto fraude presupuestario, cuyo objetivo y a pesar de la supuesta reducción presupuestaria no es otro que el de engañar a la oposición política y a la opinión pública consignando de manera insuficiente algunas partidas, para después incrementarlas con diversos mecanismos contables como lleva ocurriendo”.
Haciendo un análisis de las enmiendas parlamentarias las podemos dividir en tres grandes apartados:
  • Enmiendas a la totalidad del capítulo
  • Enmiendas de Reducción o de trasvase de partidas militares a fines sociales
  • Enmiendas de Ampliación de partidas militares.
En cuanto a las enmiendas de totalidad son tres: la muy meritoria ( e inédita en el Parlamento por su tono de crítica radical al presupuesto de defensa y a sus argucias) de Izquierda Plural, y las de UPiD y PSOE, que dicen que estos presupuestos no son idóneos para cumplir con las obligaciones y responsabilidades de nuestro sistema de defensa y que se gasta poco y no se asegura suficientemente el cumplimiento de programas de inversión en armas y de pago de la deuda militar comprometida.
En cuanto a las enmiendas de reducción y/o trasvase de partidas a fines civiles corresponden a Izquierda Plural en su inmensa mayoría y al grupo mixto, concretamente a los diputados Tardá y Uxue Barcos y vienen a pedir la supresión o sustitución de partidas destinadas al apoyo a la industria militar hacia otras destinadas a I+D+I de índole civil, a telecomunicaciones, PYMES y a las comunidades autónomas. A ellas se suman otras para la reconversión de infraestructuras militares a fines sociales (asociacionismo), a la creación de partidas destinadas a apoyo a la investigación y cultura de paz, y al trasvase de partidas militares a ayuda al desarrollo y defensa de los derechos humanos.
En cuanto a las enmiendas para el incremento del gasto militar corresponden a tres grupos igualmente: UPiD que pide dinero para apoyar a los militares que no tienen vivienda, PSOE que lo pide para mejorar partidas militares, asegurar inversiones en armas y pago de la deuda militar principalmente, y, sorpresivamente (al menos para nosotros) de Izquierda Plural, que pide que se amplíe el gasto en inversión en armas para permitir la construcción de los BAM (Buques de Acción Marítima) y para aumentar la carga de trabajo de Navantia en Cádiz, otras para sustituir los carros que se usan en ls misiones internacionales por otros mejores, otras para mejorar instalaciones militares en la base de San Gregorio (Zaragoza) y para incrementar partidas de presupuesto con cargo a Defensa para diversos organismos (INTA ente ellos) de dependencia militar.


NO HAY CRISIS EN EL GASTO MILITAR DEL ESTADO ESPAÑOL

Asistimos un día tras otro al recorte de derechos en todos los ámbitos que tantos años y tantas vidas costaron conseguir. Sin embargo, parece que la supuesta necesidad de ahorrar no incluye aquellos aspectos que consideran imprescindibles para mantener la estructura del Estado, sobre todo, aquello que tiene que ver con la represión.

Lo primero, unas pequeñas cifras. En el año 2010 el Estado presupuestó, a través de diferentes partidas, 18.161 millones de euros que finalmente y una vez liquidado dicho presupuesto se convirtieron en cerca de 19.300 millones de euros (porque para el negocio de la muerte siempre hay dinero extra).
Este cálculo del gasto militar se hace con criterios absolutamente oficiales propuestos por la misma OTAN y por el SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute) dichos criterios son los siguientes:
- Gasto de las fuerzas armadas.
- Gasto del personal civil o militar con cargo al Ministerio de Defensa.
- Gasto de funcionamiento de los programas militares.
- Gasto de las organizaciones paramilitares (en España tenemos a la Guardia Civil).
- Gasto en I+D e inversiones en armas, infraestructuras e instalaciones militares.
- Pensiones y seguridad social del personal civil o militar del Ministerio de Defensa.
- Ayuda militar y participación en organismos o misiones militares al exterior.

Bien, de los 18.161 millones 9.154 son directamente destinados al Ministerio de Defensa, el resto se reparten entre los criterios citados anteriormente. De estos 9.154 millones, el Ministerio dedica casi 1.500 millones a la compra directa de armamento, es decir, se dedica más dinero anualmente a comprar instrumentos de muerte que lo que se ha ahorrado, por ejemplo, con la congelación de las pensiones aprobadas por el Gobierno (que representaron 1.400millones). Esto pone de manifiesto las prioridades de los políticos que dicen representarnos pero que, a la vista de los datos, representan mucho más al conglomerado industrial dedicado a la muerte que a los millones de pensionistas de este país. Este es el respeto que les merecen nuestros mayores y demás pensionistas a los políticos. A estos 1.500 millones hay que sumar casi 1.000 millones más en inversión militar (logística) con lo que tenemos que el año pasado se invirtieron cerca de 2.500 millones de euros lo cual supone un 10% de las inversiones del Estado, es decir, 1 de cada 10 euros que invierte el Estado es para matar a seres humanos, porque lo llaman material de defensa pero sólo sirve para el ataque indiscriminado hacia el oprimido como, por ejemplo, los asesinatos que cometen los soldados españoles en Afganistán, Libia, Líbano, ...

Por otro lado, tenemos el capítulo de inversión en I+D con fines militares. Se divide en 232 millones gestionados por el Ministerio de Defensa y en 950 millones gestionados por el Ministerio de Industria. Estos 950 millones salen en forma de crédito, esta fórmula lleva funcionando desde 1997 con el único fin de hacer creer a la ciudadanía que no dedicamos apenas nada (como si 232 millones de euros no fueran nada) a la investigación militar y ya acumula un crédito por valor de 14.205 millones de euros, de los cuales no se ha devuelto nada ni hay ninguna intención de hacerlo.
La inversión en I+D militar supone un 13% de la inversión en I+D total del Estado.
Vamos a ponerle cara a estas cuestiones con algunos datos que tan fácil hacen comprender la magnitud del asunto.

Algunos indicadores del gasto militar 2010:
- Gasto militar por día: Casi 53 millones de euros (19.300 millones entre 365 días)
- Gasto por habitante/año: 410 euros (19.300 millones entre 47 millones de habitantes según censo)
- Gasto militar respecto al PIB: 1.8%
- Gasto militar respecto al presupuesto total: 4.70%

Como ya hemos dicho, el gasto militar total del año pasado rondó los 19.300 millones de euros que si bien supone una rebaja con respecto al año anterior (19.700 millones), es infinitamente superior al gasto del 2003 (15.800 millones) y del 2004 (16.900 millones) donde España estaba en plena efervescencia económica y participaba de la guerra imperialista en Irak. La cifra récord de gasto militar en España se produjo en 2008 con 20.600 millones de euros. Es decir, mientras que la población empezaba sentir en sus carnes el coste social y personal de la famosa crisis económica.

Todas estas cifras no vienen sino a reforzar la idea de que como siempre la crisis sólo la sufre el pueblo. Nos imponen recortes en todos nuestros derechos sociales, económicos, laborales porque según el Estado son imprescindibles, sin embargo, no hay recortes en gastos absolutamente innecesarios como el militar (entre otros ejemplos, como los privilegios políticos, rescates bancarios, financiación de partidos y otros tipos de entidades).
El Estado cree imprescindible mantener y aumentar el dinero destinado a la industria de la muerte por dos razones básicas:
- Necesita imperiosamente mantener un gran poder represivo frente a las posibles exigencias del pueblo (llegando a la desfachatez de sacar el ejército a la calle para tomar los aeropuertos durante la huelga de controladores). En numerosas ocasiones hemos leído sobre la violencia estructural y directa que este sistema ejerce sobre las personas y el entramado militar forma parte importante de esta violencia por eso, el Estado, no tiene ningún problema en despilfarrar miles de millones de euros en la industria de la muerte mientras en este país hay casi 10 millones de personas viviendo por debajo del umbral de la pobreza.
- Por otro lado, el negocio de la muerte reporta unos beneficios astronómicos a dicho sector industrial. España se ha convertido en el sexto exportador mundial de armas y de paso ha vulnerado todas las leyes habidas y por haber vendiendo armas indiscriminadamente a países inmersos en guerras y conflictos. Teniendo en cuenta que las empresas del sector son grandes corporaciones de las que utilizan todos los mecanismos a su alcance para evadir impuestos y que basan su producción en subvenciones estatales que no son devueltas ni reclamadas, el negocio es más que redondo.

Por todo esto, es importante tener siempre presente que no hay ninguna justificación para realizar ningún gasto militar. Dicho gasto sólo sirve para engendrar muerte y destrucción, no hay ni una buena razón que justifique la necesidad de ejércitos ni la construcción de armas.

El total reconocido de dinero tirado en el gasto militar durante la última década asciende a una cifra cercana a los 190.000 millones de euros. Sólo con esto y los 149.000 millones utilizados para el rescate directo de bancos y procesos de fusión de cajas tendríamos la mareante cifra de 339.000 millones de euros. Sabiendo esto, no creo que sea posible mantenerse impasible ante el expolio que significa esta crisis que nos están vendiendo.
A esta mareante cifra añadamos los 80.000 millones de euros defraudados en 2010 (según un estudio de la Universidad Pompeu Fabra y reconocido por el propio cuerpo de inspectores de hacienda). Ahora, hagamos un ejercicio de imaginación e ingeniería matemática que tanto gustan a ese ente llamado “mercado” y supongamos que en los últimos diez años la media de dinero defraudado sea tan sólo de 50.000 millones (multiplicado por diez tenemos 500.000 millones) esto sumado a los 339.000 millones anteriores nos da unos 839.000 millones de euros.
Esta cifra es suficiente para saldar la deuda del Estado Español y terminar de raíz con su supuesta crisis (recordemos que el objetivo marcado por la UE para España es la reducción de 65.000 millones de aquí al 2013).

Puedes COMPARTIR esta entrada en tus redes sociales: Twitter; Facebook; Google+
Con solo presionar un botón. ¡gracias por compartir!
 
Sígueme en Twitter

Sígueme en FaceBook



Lecturas Relacionadas

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada