miércoles, 4 de mayo de 2016

Como dibujar manga: rostro y cuerpo

 ¿Qué es el Manga y el Anime?


  

Manga es la palabra que se una para decir cómic en Japón. Normalmente un autor o conjunto de autores japoneses dibujan un Manga, se publica por una Editorial y se vende en las tiendas. Por ejemplo, Masashi Kishimoto dibuja el Manga Naruto y la editorial Sueshia lo edita para venderlo en tiendas. Las editoriales de otros países compran los derechos para venderlos en el país. Por ejemplo, los derechos del Manga de Naruto en España corresponden a Glénat Ediciones.










  

Excelente enlace dibujar manga cuerpo y rostro 



Excelente enlace para aprender a dibujar manga : http://jesulink.com/tallermanga/

  








     
 




 


Cómo hacer Mantequilla Casera

La mantequilla es uno de los ingredientes que está presente en la mayoría de las recetas. Para hacer platos más sabrosos y naturales, nada mejor que elaborar nuestra propia mantequilla casera.

Aprende a hacer tu mantequilla casera con sólo dos ingredientes

Dado que el suero de la leche no lo vamos a necesitar para hacer la mantequilla, lo puedes reservar para otras preparaciones. Puedes usarlo como un complemento con granolas o Muesli.
 
 
 
 
Aprende a hacer tu mantequilla casera con sólo dos ingredientes


Aunque la mantequilla ha ganado mala fama en los últimos años, lo cierto es que su consumo moderado no supone un riesgo para la salud y por el contrario podría aportarnos algunos beneficios gracias a muchas de las sustancias que la componen y que protegen nuestro cuerpo.
A menudo, las personas suelen confundir la mantequilla natural y saludable con las margarinas que venden en las tiendas y supermercados, las cuales están cargadas de aceites refinados poliinsaturados, calorías, conservantes y otros compuestos que no son buenos para la salud. Sin embargo, si aprendemos a diferenciar una buena mantequilla de las margarinas, podemos disfrutar de este alimento y, de paso, aprovechar sus beneficios.



¿Por qué la mantequilla es saludable?

Mantequilla




La mantequilla está cargada de nutrientes y grasas saturadas, que son esenciales para un cuerpo sano. Eso sí, se debe consumir en porciones mínimas y con alimentos saludables. Entre sus principales beneficios podemos encontrar:


  • Vitaminas: la mantequilla natural es un alimento beneficioso en la estimulación de las vitaminas liposolubles A, D, E y K. La vitamina A se considera como esencial para fortalecer la visión y el sistema inmunológico. La vitamina D nos ayuda a aumentar la absorción de calcio y en general este beneficio contribuye a muchas funciones de nuestro cuerpo.
  • Minerales: uno de los principales minerales de la mantequilla es el selenio. Este poderoso antioxidante está relacionado con la reducción del crecimiento del cáncer, aunque estas afirmaciones no han sido demostradas.  También es buena fuente de yodo, en una forma altamente absorbible.
  • Ácidos grasos: la mantequilla y algunas de sus grasas saturadas pueden tener propiedades anticancerígenas. Además, contiene ácido linoleico conjugado (ALC), que está relacionado con la prevención del cáncer y la pérdida de peso. Eso sí, los investigadores aclararon que el ácido linoleico conjugado (ALC)  se encuentra principalmente en la leche y mantequilla de vacas alimentadas con pasto.
  • Lecitina: gracias a esta sustancia, la mantequilla también protege las células del daño oxidativo y contribuye el buen metabolismo de las grasas de colesterol, entre otros.
  • Colesterol: este es uno de sus principales componentes, que a pesar de la mala fama que se le ha dado, no es del todo malo. Las enfermedades relacionadas con el colesterol alto se producen debido al consumo excesivo de carbohidratos simples. Por lo tanto, consumir mantequilla en pequeñas cantidades  no es peligroso e incluso podría aportarnos sus beneficios para mejorar nuestra salud y reducir el riesgo de enfermedades.

¿Cómo preparar una mantequilla saludable casera?


Después de aprender a preparar esta deliciosa mantequilla casera no vas a querer volver a comprar esas margarinas que venden en las tiendas y que no son para nada saludables. Con tan sólo dos ingredientes, podrás hacer una mantequilla suave y deliciosa con la que podrás acompañar otros alimentos.

Ingredientes

  • 1/4 de crema de leche orgánica.
  • 3/4 cucharadita de sal.

¿Cómo prepararla?

  • En el tazón de la batidora de pie o dentro de un frasco grande con una tapa de buen cierre, vierte la crema de leche de tal manera que no superar la mitad de su capacidad.
  • A continuación, empieza a batir vigorosamente durante unos 10 minutos o más si es necesario, hasta obtener la textura deseada. Al batir vas a notar un líquido de color blanco que se desprende de la crema a medida que ésta va obteniendo una textura más firme. Ese líquido es suero y para hacer la mantequilla casera no lo vamos a necesitar. Sin embargo, si lo prefieres, lo puedes reservar para hacer otras preparaciones.
  • Sigue batiendo con mucho cuidado hasta que la crema elimine la mayor cantidad de suero posible.
  • Cuando ya hayas eliminado el suero, agrega una pizca de sal y bate un par de minutos más. Luego, cuando ya tenga una textura firme, pasa tu mantequilla casera por agua para facilitar la eliminación del suero restante. Coloca un tamiz fino para facilitar este procedimiento y listo. Tu mantequilla casera y saludable estará lista cuando ya se haya eliminado todo el suero.
  • Finalmente sólo debes poner tu mantequilla en un recipiente y mantenerla en el refrigerador. Bien conservada puede durarte hasta un mes.
Nota: si lo deseas, puedes saborizar tu mantequilla para darle un toque diferente y delicioso. Para ello puedes agregarle hierbas frescas como tomillo, albahaca, ciboulette (cebollino), entre otras, finamente picadas.


Cómo saborizar la mantequillla casera

  • Para dar un sabor especial a la manteca casera que acabas de elaborar, puedes agregar hierbas frescas bien picadas, como tomillo, albahaca, ciboulette y otras.
  • Otra opción es usar hierbas secas, o ají seco y pimienta para una mantequilla bien picante.
  • Añade polvos saborizantes, como caldos o "lluvias de sabor", o también el polvo de las sopas deshidratadas. Esto dará una textura más firme y un sabor inigualable a tu mantequilla casera.
  • También puedes agregar aceitunas (olivas) picadas, fiambres bien picados, e incluso pastas de granos, como garbanzos, cacahuates o hasta chispas de chocolate.



Receta de Mantequilla Casera .

 


Ingredientes :


– nata de leche fresca ó bien comercial con al menos 35% m.g.
– 1 pizca de sal (si queremos mantequilla salada)


Preparación :


Utilizaremos la nata muy fría. La batimos bien con batidora de mano o robot a velocidad lenta hasta que empiece a montarse.
Cuando esté casi montada aumentaremos la velocidad sin tener miedo porque lo que pretendemos es cortar la nata.
En este punto veremos como se separa una parte sólida-mantequilla- de otra líquida- suero de mantequilla, buttermilk-.
Colamos la mezcla. Reservamos el suero y sobre un colador presionamos la mantequilla resultante hasta que escurra todo el líquido y quede casi seca. Llegado este punto, la lavamos en un poco de agua, la secamos con un papel absorvente y le damos forma en el envase que queramos.
Debe consumirse en unos días. También podemos congelarla envuelta en papel film o plata y dentro de una bolsa de congelar durante 3 meses.


Mantequilla en unos simples pasos: 



Cómo hacer mantequilla a partir de leche

Cómo hacer mantequilla a partir de leche
 
 
 
 
 
El proceso de elaboración de la mantequilla  partir de la leche es sencillo y el punto de partida es el suero de leche, similar al del yogur, se añade Lactobaccillus a la leche entera y se deja fermentar por 12 a 14 horas a baja temperatura. Se puede añadir cal y trozos de mantequilla al producto final para el sabor y la textura. Es posible hacer un sustituto de mantequilla en casa. Lo importante es usar leche recién ordeñada de vaca.

Instrucciones
  1. Dejar la leche en la nevera al menos 12 horas la leche que se usará para hacer mantequilla, se necesitan acerca de dos litros.
  2. Con una cuchara retirar a un tarro la nata que se habrá acumulado en la parte superior de la leche. Una película y color marfil será la base de la rica mantequilla.
  3. Repetir esta operación en días sucesivos hasta conseguir 1/2 litro de nata.
  4. Poner la nata en una botella limpia. Taparla bien y agitar uniformemente, hasta que la mantequilla vaya cogiendo textura, que quedarán flotando en el suero.
  5. Habrá que agitar mas y no con demasiada fuerza entre 1/2 y 1 hora.
  6. Una vez formados los grumos de mantequilla, abrir la botella y verter el contenido en un colador grande.
  7. Recoger la mantequilla con las manos mojadas en agua fría. Juntar en una bola de mantequilla y poner ligeramente bajo el chorro de agua fría hasta que los restos del suero acaben de salir, y la mantequilla quede compacta.
  8. Guardar en el frigorífico la mantequilla.
  9. Si deseas leer más artículos parecidos a cómo hacer mantequilla a partir de leche, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Lácteos.
Necesitas
  • Leche de vaca  ( entera no uses leche descremada )
Consejos
  • Alternativas a vinagre o jugo de limón son: 1 ¾ cucharadita de cremor tártaro,  1 taza de leche o ¼ de taza de leche a ¾ de taza de yogur natural.


martes, 3 de mayo de 2016

Como plantar cebollas en un huerto casero

Cómo plantar ajos y cebollas en casa.

Mientras que las cebollas debemos regarlas a diario, a los ajos les basta con una vez a la semana. En solo 6 meses podremos disfrutar de nuestra propia cosecha
Cómo plantar ajos y cebollas en casa: ¡Muy fácil! 

¿Por qué no tener en casa nuestra propia plantación de ajos y cebollas?

Basta con que dispongas de un pequeño balcón y unas cuantas macetas para que con el tiempo, y un con un poco de ayuda por tu parte, puedas disfrutar de estos tesoros de la naturaleza tan buenos para nuestro salud y nuestras comidas.


Los cultivos orgánicos en el hogar son cada vez más frecuentes. Si dispones de tu propio jardín será sin duda algo ideal, no obstante, tampoco vamos a renunciar a nuestro pequeño suministro de ajos y cebollas solo porque vivamos en la gran ciudad y en un piso.
Estamos seguros de que te va a encantar esta idea, y de que tus hijos se divertirán muchísimo ayudándote. ¿Empezamos?

1. Cómo plantar cebollas en casa

Cebollas-en-casa




Cultivar cebollas en casa es realmente sencillo. No importa la variedad que elijas, todas pueden crecer en una maceta y nos van a ofrecer excelentes resultados en poco más de 6 o 7 meses. Solo tienes que seguir estos sencillos consejos.

¿Qué necesito?

  • Semillas de cebolla o bulbos, lo que tú desees. Las cebolla suelen plantarse en primavera, sobre marzo o abril (septiembre u octubre, si vives en el hemisferio sur).
  • La maceta o macetas (depende del espacio que tengas en tu balcón o terraza) debe tener unos 30 cm de profundidad y otros 30 cm de ancho. En cada maceta puedes plantar dos cebollas, es decir, puedes poner varias semillas o dos bulbos.
  • Elige una tierra que esté suelta y mezclada con fertilizante natural.

Preparación

  • Lo primero será preparar bien la tierra de las macetas, no debe ser muy terrosa ni tampoco arenosa. Lo mejor es que esté muy suelta para que la cebolla pueda crecer sin “presiones” y que tenga siempre la posibilidad de encontrar adecuados nutrientes, que le habremos aportado gracias al fertilizante natural.
  • Si eliges plantar semillas, deberás introducirlas a una profundidad de 2,5 cm. También es importante tener en cuenta que, en este caso, siempre será adecuado dejarlas en el interior de casa durante al menos un mes, hasta que el esqueje de la cebolla haya salido ya al exterior. Una vez veas que la planta ya asoma por el exterior de la tierra, puedes sacar la maceta al balcón o la terraza.
  • Si eliges plantar las cebollas en bulbos, planta dos por maceta y también a una profundidad de 2,5 cm. En este caso, puedes dejar la maceta en el exterior.
  • A las macetas les debe dar el sol a diario, para que la cebolla crezca con fuerza y vitalidad. Necesitan el sol primaveral y una temperatura cálida. Tampoco olvides regarlas un poco cada día.
  • Al cabo de los meses, cuando veas que los tallos tienen ya un color verde intenso, la cebolla ya estará lista para ser cosechada. No será muy grande, pero el sabor será simplemente delicioso. Como curiosidad te diremos también que, para evitar que las cebollas se vean afectadas por algunas plagas, suele plantarse entre ellas rábanos. ¡Es muy buena idea!

2. Cómo plantar ajos en casa









ajos-germinados






Ya tienes tu maceta lista para que crezcan las cebollas,así que ahora vamos a preparar otras más con ajos para poder disfrutar de estos dos alimentos medicinales tan básicos en nuestro día a día.


¿Qué es lo que deberemos tener en cuenta para poder disfrutar de una buena cosecha de ajos?

¡Toma nota!

¿Qué necesito?


  • 1 cabeza de ajos
  • 1 maceta de 20 cm de profundidad y 20 cm de amplitud
  • Tierra enriquecida con fertilizantes naturales

Preparación

  • La mejor época para plantar ajos es en primavera o en verano. Al igual que las cebollas, necesitan el calor de la luz del sol para germinar de modo óptimo, así que no tengas miedo de dejar las macetas en tu terraza o en el balcón.
  • Lo primero que haremos será agarrar esa cabeza de ajos e ir separándolos uno a a uno. Muy fácil.
  • El segundo paso es preparar ya la maceta. Para ello, colocaremos en primer lugar un drenaje adecuado en el fondo, para que el agua restante pueda salir con facilidad cada vez que reguemos las macetas. Lo más habitual es poner unas pequeñas piedras como, por ejemplo, la clásica gravilla.
  • Ahora vamos a introducir ya los dientes de ajo en la maceta, y lo haremos de una forma muy específica: a 10 centímetros de profundidad y con la parte puntiaguda apuntando hacia arriba. ¡Es muy importante!
  • En una misma maceta puedes poner varios ajos, siempre y cuando queden a una distancia de 8 centímetros uno de otro.
  • Finalmente, pondremos la maceta donde le dé la luz directa del sol, tal y como te hemos señalado antes.
  • No te preocupes por regar los ajos cada día, la humedad no es buena para ellos y basta con que lo hagas una vez por semana.


ajo y cebolla tomylees



Al cabo de unos 6 o 7 meses, tendrás tu cosecha de ajos y cebollas, todo un tesoro de propiedades de las que podrás disfrutar del modo más sencillo y entretenido. Además, cuentas con la seguridad de que el cultivo se ha llevado a cabo en las mejores condiciones y totalmente orgánico.




¿Cómo cultivar cebolla en tu casa?

Fácil de sembrar y no requiere cuidados especiales para desarrollarse de forma sana

Ingrediente tradicional que da un rico gusto a los guisos y salsas que preparamos en nuestros hogares. Un alimento sano de gran importancia en nuestra dieta diaria por sus propiedades y aporte de nutrientes.

La cebolla es una planta que se desarrolla lentamente, tardando dos años en dar frutos.


Qué tener en cuenta al plantarla:




- La reproducción de sus semillas puede realizarse mediante la siembra directa en la maceta o plantando bulbos: formación de varias capas gruesas -hojas exteriores- y carnosas en el interior de la cebolla, que realiza las funciones de reserva de sustancias nutritivas para su desarrollo. Este último método es el más empleado.

- La maceta deberá tener como mínimo 20 centímetros de diámetro por 30 de profundidad.

-Para garantizarle un buen drenaje de agua coloca pequeñas piedras en el fondo de la maceta antes de colocar la tierra. Asegúrate que salga el exceso de agua por el desagüe.

- En cuanto a la tierra, debe tener una consistencia suelta, rica en materia orgánica. Conviene removerla periódicamente para mantenerla en condiciones óptimas de cultivo y evitar la aparición de malas hierbas.

-Es muy sensible al exceso de humedad porque que los cambios bruscos de temperatura pueden ocasionar el agrietamiento de los bulbos. Es aconsejable regarla cada 15 días.

- La cebolla debe estar expuesta a mucha luz, lo ideal es a pleno sol. Una luminosidad reducida puede incidir en el florecimiento de la planta.

- En su última fase de crecimiento del bulbo sale un tallo hueco recto y vertical de 80 a 150 centímetros de altura.