sábado, 6 de diciembre de 2014

Capitalismo: 23 cosas que no te cuentan

La Economía ha tenido siempre un aura de misterio para el común de los mortales. Los titulares de los periódicos parecen escritos al dictado de los poderes económicos, encerrados en sus castillos kafkianos. Todos hemos bailado durante años en una jerga ideada por los tecnócratas -primas de riesgo, activos tóxicos, "obligaciones de deuda colateralizada"- para mantener deliberadamente al margen al 99% de los ciudadanos, que sufre en sus carnes la recesión mientras los ejecutivos siguen cobrando sus primas millonarias.

Y en esto llega Ha-Joon Chang, profesor de Economía en la Universidad de Cambridge, hijo del 'milagro' coreano, dispuesto a destripar el capitalistmo desde dentro y ponerlo a la altura del 'mileurista', ahora que los mitos sobre la riqueza y la pobreza están cayendo por su propio peso.
Chang, experto en economía del desarrollo, se adelantó a la Gran Recesión con un libro ('Bad Samaritans', aquí titulado '¿Qué fue del buen samaritano?') que arremetía contra la doble moral de la globalización y los esfuerzos de los países ricos por seguir teniendo la sartén por el mango. Ahora, en plena zozobra económica, nos llega '23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo' (que publicará en febrero la Editorial Debate), intentando ahondar en las razones de esta crisis causada "por los excesos de eso que llaman libre mercado".


VIDEO Ha-Joon Chang at Google



23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo



Según el economista Ha-Joon Chang, y contrariamente a lo que hemos asumido -y se nos ha impuesto- como paradigma económico en las últimas décadas:


1. No hay mercados libres [y nunca los ha habido]
2. Las empresas no se han de gestionar en beneficio de sus dueños
3. En los países ricos, la mayoría de la gente cobra demasiado
4. La lavadora ha cambiado más el mundo que Internet
5. Si piensas lo peor de los demás, te darán lo peor
6. La mayor estabilidad macroeconómica no ha vuelto más estable la economía mundial
7. Las políticas de libre mercado casi nunca enriquecen a los países pobres
8. El capital tiene patria
9. No vivimos en una era postindustrial
10. Estados Unidos no tiene el nivel de vida más alto del mundo
11. África no está condenada al subdesarrollo
12. Los gobiernos pueden elegir al ganador
13. Enriquecer a los ricos, no nos enriquece a los demás
14. A los directivos estadounidenses se les paga demasiado
15. En los países pobres hay más iniciativa empresarial que en los ricos
16. No somos bastante inteligentes para dejar que todo dependa del mercado
17. Potenciar la educación no enriquece de por sí a los países
18. Lo que es bueno para General Motors no lo es necesariamente para Estados Unidos
19. A pesar de la caída del comunismo, aún vivimos en economías planificadas
20. La igualdad de oportunidades puede no ser justa
21. Los gobiernos grandes hacen que la gente se abra más a los cambios
22. Los mercados financieros no tienen que ser más eficaces, sino menos
23. Para una buena política económica no hacen falta buenos economistas


Casi dos años después de su edición en inglés, en febrero de este año la editorial Debate publicó por fin la traducción española del último libro del economista Ha-Joon Chang: 23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo. Dos años después de la primera edición del libro, han cambiado muy pocas cosas: la marcha del tren económico y financiero que nos lleva sigue discurriendo por las mismas vías.

Especialista en economía del desarrollo y profesor en la Universidad de Cambridge, Chang -que no es en absoluto un anti capitalista- se ha distinguido durante toda su carreara por cuestionar algunos de los pilares fundacionales -y propagandísticos- de la versión más descarnada del capitalismo: el libre mercado, imperante en las últimas décadas.

Cada uno de los 23 capítulos del libro -uno por cada principio analizado- se abre con unas líneas bajo el epígrafe 'Lo que te cuentan', en las que Chang resume la versión que se ha logrado imponer de la economía de libre mercado. A continuación, resume también en unas pocas líneas 'Lo que no te cuentan', antes de explicar en las restantes páginas de cada capítulo la versión de los hechos económicos defendida por el economista de origen surcoreano. Chang logra uno de los propósito que le motivó a escribir el libro: que resulte ameno -todo lo ameno que puede resultar un libro de economía- y que un lector con una cultura económica no avanzada pueda comprender sin dificultad las explicaciones.

En las páginas de la conclusión, Chang resumen en ocho principios algunas de las herramientas que propone utilizar para comenzar a reconstruir el sistema económico y financiero. Su advertencia es clara: “Hay quien cree que el sistema dominante hoy en día, el de libre mercado, es a grandes rasgos sólido; parte de la premisa de que bastarán unos cuantos retoques para resolver la situación: algo más de transparencia por aquí, un poco más de regulación por allá, unas restriccioncitas de nada por acullá...Sin embargo, como he intentado demostrar, las premisas retóricas y empíricas en las que reposa la economía de libre mercado son muy cuestionables. Cualquier cosa que no sea un replanteamiento general de cómo organizamos nuestra economía y nuestra sociedad resultará insuficiente”.

Como reconoce Chang, esos ocho principios que propone chocan frontalmente con las ideas sobre economía imperantes en las últimas tres décadas. A muchos lectores, por tanto, advierte el economista, les incomodará la lectura de 23 cosas que no te cuentan sobre el capitalismo. El problema es que los principios de la economía de libre mercado -el mercado se regula por sí sólo; cuanto menos Estado mejor; vivimos en una sociedad del conocimiento; la producción de bienes tangibles puede y debe deslocalizarse, etc.- se han demostrado problemáticos a la hora de generar una realidad sana y sostenidamente próspera. Si no reprogramamos nuestro modo de relacionar política, economía y sociedad, existen pocas posibilidades de que nuestro futuro no sea aún peor que nuestro presente.

A los lectores que puedan sentirse incómodos leyendo su libro, Chang les recuerda: “Es hora de incomodarse”.




Los Seis Primeros MITOS que no te cuentan sobre el capitalismo


1. "El libre mercado no existe", sostiene Chang, abriendo fuego en el primer capítulo . "Todos los mercados tienen reglas y fronteras para restringir la libertad de elección (...) El "libre mercado" es una ilusión y no se puede definir objetivamente. Es más bien una definición política, por no decir la idelogía dominante durante estos 30 últimos años. Los Gobiernos han decidido intervenir, esta vez para "desregular" la economía y llevarnos a este punto en el que estamos, con desigualdades cada vez mayores y crisis cada vez más frecuentes".
2. "Los accionistas no defienden los intereses de las compañías, sino sus propios intereses", palabra de Chang, que pone sobre el tapete otro hecho preocupante: "En los sesenta, un inversor británico mantenía por término medio seis años sus acciones en una compañía. Hoy en día, ese tiempo se ha reducido a tres meses... Al accionista no le preocupa el futuro a largo plazo de una empresa sino los beneficios que pueda reportarle en tres meses (...) Si gestionamos una empresa pensando en las accionistas, estamos posiblemente comprometiendo su propia supervivencia. A este punto hemos llegado".
3. "Los mercados financieros necesitan ser menos eficientes". Otra de las controvertidas afirmaciones del economista de Cambridge... "La desregulación y las tecnologías de la información permiten a los inversores mover grandes cantidades de capital en fracciones de segundo. Esto puede aumentar su capacidad para hacer dinero, pero tiene un efecto muy desestabilizador sobre la economía. El bache entre el mundo financiero y el mundo real es cada vez mayor: hemos creado un monstruo tan complejo que nos resulta muy difícil de entender, y mucho menos de controlar. Lo que necesitamos es simplificar".
4. "Los ricos nos hacen cada vez más pobres". Desde los años de Reagan y Thatcher, según Chang, funcionamos con una política de "enriquecer a los más ricos", con la vana idea de que la prosperidad se extenderá a otras capas de la sociedad. El precio que estamos pagando es éste: la mayor brecha entre los más ricos y los más pobres desde el último siglo. Un directivo norteamericano de una corporación llega a cobrar de 300 a 400 veces más que su empleado medio. Durante el último año, y a pesar de la crisis, los altos ejecutivos se han aumentado el sueldo un 40%.
5. "La economía mundial creció más en tiempos del capitalismo 'regulado'". De acuerdo con Chang, el crecimiento per cápita de la economía mundial durante los años sesenta fue casi el doble que a partir de los años ochenta. "Lo cierto es que las políticas del Banco Mundial y del FMI han dado muy pobres resultados", sostiene el economista de Cambridge. "Los países ricos quieren imponer sus recetas del 'libre mercado' a los países en desarrollo, cuando lo cierto es que ellos mismos se enriquecieron con un equilibrio de comercio y medidas protecconistas. Así es como creció Corea del Sur. La falacia del libre mercado ha convertido raramente a un país pobre en un país rico, con la excepción de Chile".
6. "Asume lo peor de la gente y obtendrás lo peor". Chang dispara contra la esencia egoísta del capitalismo, "la avaricia del carnicero y del panadero" a los que apelaba Adam Smith. "El capitalismo ha cambiado mucho desde entonces. No podemos ignorar que el ser humano responde a otras motivaciones, más allá del exclusivo interés propio. La explotación infantil era moneda corriente hace poco más de un siglo, y las elites se oponían férreamente a que los Gobiernos regularan el mercado laboral y acabaran con las jornadas de 15 horas diarias. El capitalismo se ha hecho más participativo y cooperativo: ustedes tienen el ejemplo cercano de Mondragón. Pero el sistema tiene que abrirse aún más, para dar cabida al 'ciudadano económico'".
Dicho lo cual, pese a haberse ganado el apelativo de "anticapitalista", Ha-Joon Chang se desmarca de los teóricos del 'decrecimiento' y asegura que hoy por hoy no existe alternativa que permita garantizar el mismo nivel de progreso y desarrollo en el mundo.
"Con el permiso de Churchill, el capitalismo es el peor sistema que existe... exceptuando a todos los demás", concluye el economista irreverente, entrevistado este fin de semana en EL MUNDO. "Eso no quiere que el modelo con el que funcionamos ahora sea el mejor posible. Todo lo contrario: tenemos que cambiarlo desde dentro y veo claros indicios en el horizonte. Los 'indignados' y el movimiento 'Occupy' es uno de ellos... Pese a los nubarrones del 2012, hay que ser optimista a largo plazo".

Con solo presionar un botón. ¡gracias por compartir!

Regístrese, comente  y participe en mi blog como escritor invitado: ¡Anímese sus inquietudes cuentan en este blog!  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada