viernes, 26 de diciembre de 2014

Tsunami sureste asiático: 10 años

10 años del tsunami: el reto humanitario sin precedentes



Hoy 26 de diciembre se cumplen 10 años del Tsunami que arrasó las costas del sureste asiático convirtiéndose en una de las emergencias humanitaria más importantes de las últimas décadas. Este texto ha sido escrito por Bárbara Mineo, actual Directora Humanitaria de Oxfam Intermón.

  89623

Hace 10 años olas gigantes azotaron millones de personas en Indonesia y otros países vecinos. Este desastre ha sido el tercero más grande de la historia; su magnitud y nivel de afectación no tiene precedentes. Y en su momento, requirió organizar un modelo de trabajo humanitario diferente a lo habitual.
Aquella crisis del 2004 marcó un antes y un después en la ayuda humanitaria porque llevó al sistema humanitario a una reflexión profunda acerca de su modelo. Se vio claramente que cuando los fondos llegan a tiempo y en cantidad suficiente el impacto es mayor puesto que  permite salvar más vidas y también restituir la dignidad a las personas afectadas para que puedan reconstruir sus vidas a pesar de la desgracia.
Igualmente, se vio claramente la necesidad de mejorar la coordinación entre los diferentes actores humanitarios. Como consecuencia, en el 2005 se inició la reforma con el objetivo de mejorar la capacidad de la respuesta humanitaria, previsibilidad, rendición de cuentas y asociación. 
La extraordinaria solidaridad mostrada desde las primeras horas que siguieron el tsunami, permitió salvar muchas vidas y devolver la dignidad a los sobrevivientes. Si todas las crisis humanitarias tuvieran la misma respuesta que la del tsunami, el impacto de nuestra labor seria muchísimo más elevado y mejor. Lamentablemente ha sido una excepción.
La financiación internacional muchas veces no logra cubrir las necesidades humanitarias y hay desigualdades significativas en cuanto a nivel y la rapidez de la financiación para las distintas emergencias. En general las crisis humanitarias causadas por conflictos no despiertan el mismo sentimiento de solidaridad. La guerra es algo que  “no nos gusta” y preferimos mirar al otro lado.
Además, muy a menudo, la decisión de los gobiernos y otros donantes de financiar una respuesta humanitaria se basa sobre  factores distintos a las necesidades humanitarias y a los principios humanitarios. Me refiero sobre todo a los factores ligados a los intereses geopolíticos estratégicos y  económicos.
Es necesario “educar” más a la sociedad civil; es necesario ofrecer más información de calidad y transparente a la sociedad civil para que se conozca la realidad de millones de personas que sufren en silencio. Creo que los medios de comunicación tienen la responsabilidad de visibilizar no solamente las grandes emergencias mediáticas como la del tsunami sino también las tantas otras crisis olvidadas en las que sufre y muera mucha gente. Hablamos de millones de personas, en Africa y en Asia sobre todo, a las cuales el acceso a una ayuda internacional rápida, imparcial y proporcionada a sus necesidades, permitiría devolverle la vida y la dignidad tal como se hizo durante el tsunami del 2004.

 


Puedes COMPARTIR esta entrada en tus redes sociales: Twitter; Facebook; Google+
Con solo presionar un botón. ¡gracias por compartir!


Regístrese y participe en mi blog como escritor invitado: ¡Anímese sus inquietudes cuentan en este blog!  
 
Lee lo mas reciente en el blog del Ing. Ernesto Ibáñez


USA Socialista: Obama y la Obamanomics 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada