martes, 23 de diciembre de 2014

Time is Money: Carpe Diem

"Hay ladrones a los que no se castiga, pero que roban lo más preciado: el tiempo."
                                                                                                                  --Napoleon

El Universo es Vibración.


Frases como "ayer apenas era 31 de diciembre", "esta semana se fué volando", "rápido pasa el tiempo cuando te diviertes" o "este año se fue volando" cobran cada vez más fuerza. ¿A qué responde esta sensación de aceleramiento? Más allá de los basamentos científicos que existen alrededor del tema, esta el cómo manejar esta sensación de "aceleramiento".  Se trata del tiempo psicológico. "El tiempo psicológico es el que muchos sentimos que ha cambiado. sensación generalizada de que el tiempo se está acelerando traduce el hecho de que ha habido un cambio en el tiempo psicológico de la humanidad. "Todas las corrientes espirituales hablan de un cambio de mentalidad para que la humanidad avance, de un despertar de la conciencia. Ese cambio de conciencia hace que nos demos cuenta, por ejemplo, de que la tierra es un ser vivo, con sus pulsaciones y su energía y que nos afecta a nosotros. Es una realidad que siempre ha estado allí pero ahora es que tomamos consciencia de ella de manera más clara. Mientras estemos más centrados, más calmados, más conscientes de lo que estamos pensando y diciendo el tiempo nos alcanza más. Si nos dejamos llevar por la preocupación es peor, porque nos desconcentramos, perdemos foco y bajamos de vibración. Bajar de vibración, dicho en términos sencillos, es hacernos más lentos". El Universo es Vibración.

"Carpe, carpe diem, seize the day boys, make your lives extraordinary."

A pesar de de manera recurrente se nos advierte que “el Tiempo es Oro”, que es un recurso no renovable y que todos a su tiempo envejeceremos y moriremos, tendemos a asignarle un valor inferior al que se merece.
Quizás se nos dificulta comprender que todo cambia y que cada momento es precioso pues se va y no hay posibilidad alguna de recuperarlo. Los niños no tienen clara consciencia del tiempo, y desean jugar por horas de manera indefinida. Los adolescentes se creen inmortales y gastan horas y horas en actividades que para muchos serían triviales. Los adultos se ocupan de mil cosas sin determinar claras prioridades, y los ancianos, quienes sí valoran el tiempo, viven con la ansiedad de que les queda poco.

En el libro “Maneje su tiempo”, B. Eugene Griessman afirma que toda porción de tiempo es altamente valiosa, y no únicamente las que se dedican a estudiar o a trabajar. Dice, además, que si nos roban algún objeto, podemos llamar a la policía y denunciar el robo, pero cuando nos roban el tiempo ni siquiera lo notamos, pese a que lo material es recuperable y el tiempo no.
 “Live as if you were to die tomorrow. Learn as if you were to live forever.”
                                                                                                ― Mahatma Gandhi
El hábito de perder el tiempo es frecuente y resulta muy costoso a la larga. Suele aparecer en la infancia cuando muchos padres les enseñan a distraerse durante horas para quitárselos de encima y tener algo de vida propia. Alentar actividades sin meta clara, como: “Anda a ver televisión”, ” vete a jugar”,”quítate de aquí”, etc. no ayudan a los niños a valorar el tiempo.

Analice y descubra cómo malbarata el tiempo, y huya de los ladrones del tiempo que se aparecen sin aviso y no tiene hora de despedida. Y no diga que “no tiene tiempo”. Esa es una forma de decirle a la mente que usted no tiene control y que no ha elegido mejorar.

“Yesterday is gone. Tomorrow has not yet come. We have only today. Let us begin.”
                                                                                            ― Madre Teresa de Calcuta

Mapa de Uso del Tiempo

Lo primero es realizar un mapa de uso del tiempo para saber en qué lo invertimos. Un mecanismo clave es calcular el valor económico de nuestras horas, pues así sabrá que cada hora perdida podría indicar la potencial pérdida de ingresos. Divida su ingreso mensual entre el número de horas que trabaja cada mes, y tendrá el dato requerido.
Planificar es una de las formas más efectivas de ahorrar tiempo. Asigne un tiempo a cada actividad y respete ese plan. Se sorprenderá de la sensación de control que esto le dará. Piense en lo que desea lograr, los recursos que necesita, los posibles obstáculos con que encontrará, así como sus soluciones más viables y notará que todo se facilita y se hace en la mitad del tiempo. Y priorice, definiendo lo más urgente y lo más importante.
Haga primero esas actividades y deje las menos productivas o urgentes para el final del día. Si va a reunirse con alguien, decida cuánto tiempo durará esa entrevista. No permita que otros manejes sus horas ni le hagan la agenda. Diga “no puedo”. Si no respeta usted su tiempo, no espere que otro lo haga.
Hazte estas preguntas 
 
Hay interrogantes cuyo sentido es llamar a la reflexión. En el caso del manejo del tiempo los especialistas sugieren las siguientes: "¿Qué te dice el paso del tiempo de ti mismo?; ¿De verdad tienes que llevar la vida que estás llevando?; ¿Cuáles son tus verdaderas prioridades?; De todo lo que haces, ¿qué es lo que disfrutas?, ¿qué es lo que no disfrutas?; ¿a qué le tienes más resistencia?; ¿cuándo sientes que el tiempo te alcanza menos? De todo lo que estás haciendo, ¿quienes son los que te hacen perder tiempo?, ¿qué sientes que tienes que dejar de hacer?; ¿Estás haciendo lo que realmente quieres hacer?". Explica León que una vez que el individuo se responda todas estas preguntas debe tomar una resolución no dejar la reflexión en un limbo mental. "Cuando uno hace lo que realmente quiere hacer, el tiempo suele rendir mejor". RECUERDA: El Método Sócratico es hacer preguntas. Las 5W y 1H:

  • Who? (¿Quién?)
  • What? (¿Qué?)
  • Where? (¿Dónde?)
  • When? (¿Cuándo?)
  • Why? (¿Por qué?)
  • How? (¿Cómo?)
 "Carpe diem quam minimum credula postero"
Vigila lo que dices: RECUERDA: Somos lo que pensamos

Entra en juego en este ítem lo que diversos autores de autoayuda definen como el decreto en una afirmación. "Si repites constantemente 'el tiempo no me alcanza', en efecto no te alcanzará. Cuando decimos que el tiempo de Dios es perfecto' lo que buscamos es sintonizarnos con la armonía del universo. No podemos cambiar el tiempo, pero podemos sintonizarnos con una mentalidad superior, y sobre todo dejar de pelear contra el tiempo, que es también dejar de pelear contra nosotros mismos y estar en armonía con lo que estamos haciendo. En resumen, se trata de entender que en la vida existe un equilibrio y que hay que conectarse con el mismo. Si te conectas con la armonía universal terminarás haciendo lo que más necesitas en ese momento y dejarás de hacer otras cosas. Fluye en tiempo presente.  RECUERDA: Somos lo que pensamos, somos energía somos vibración con el Universo.
Ten consciencia corporal

Señala la especialista que llevar a cabo las actividades del día apurados, pensando que el tiempo no va a alcanzar, evidentemente, crea tensión corporal. "En este sentido, lo primero que debes hacer es chequear tu respiración, chequea tus puntos de tensión. Chequea cómo estás parado o cómo estás sentando, cómo vas manejando tu carro, si es el caso. Lo recomendable es tomarse, al menos, cinco minutos en la mañana, cinco en la tarde y cinco en la noche para relajarte. Haz tres respiraciones profundas, estírate, vuelve a tomar energías y sigue". Practica YOGA.
 
“Wake up and live”
                                ― Bob Marley
Anota todo lo que hagas
 
Pásate revista. Ríndete cuentas de lo que haces, a manera  de consciencia de cómo estás invirtiendo tu tiempo y cómo puedes mejorarlo. Los especialistas recurren a un ejemplo claro sobre esta herramienta. "Una vez le pedí a una clienta con la que trabajé como coach que anotara todas las cosas que hacía durante el día. Fue la manera en la que se dio cuenta de la cantidad de distracciones que le restaban tiempo y de la cantidad de tiempo que pasaba preocupándose porque 'el tiempo no le alcanzaba'. Ver por escrito las actividades que desarrollamos durante el día puede darnos la respuesta sobre las cosas en la que estamos fallando y cómo corregirlas".Una alimentación balanceada es buena compañera.
Y por sobre todo cuídate de los LADRONES DE TIEMPO. Aquellas personas cuyo único fin en la vida es hacer perder el tiempo a los demas y llevar su miseria a otros.

Finalmente, céntrese en el día de hoy. Si aprovecha cada día sus metas se lograrán y no se verá atrapado en preocupaciones ni pérdidas de tiempo que a final de la vida le llevarán a experimentar culpa.

10 antídotos para que no te roben * Actualizar por escrito tus objetivos profesionales. * Confeccionar una lista con las actividades que tienes que hacer. * Realizar tus tareas por orden de importancia. * Acostumbrarse a identificar las causas que te hacen perder el tiempo. * Tener ordenada y organizada la mesa de trabajo o el despacho. * Retirar, al finalizar la jornada, todo el material de tu mesa; o, al menos, una vez a la semana. * Tomar medidas para aminorar las interrupciones. * Informar al resto del mejor momento para estar contigo. Para ello es necesario una organización previa. * Reservar parte del día para trabajar sin que nadie te moleste. * Respetar el tiempo de los demás.

Aprende a combatir a los ladrones de tiempo,Emprendedores&Empleo, expansion.com

DECÁLOGO para que no te roben El Tiempo.

Llamadas personales, reuniones imprevistas, ¿responsables? que no tienen los objetivos claros o mensajes de ‘WhatsApp’. Son muchos y cada vez más sofisticados los elementos que pueden perturbar la jornada laboral y en general TU VIDA. Organización y planificación son los mejores métodos para evitarlos. Aprende a combatir a los ladrones de tiempo.

*Actualizar por escrito tus objetivos profesionales. 
* Confeccionar una lista con las actividades que tienes que hacer.
* Realizar tus tareas por orden de importancia. 
* Acostumbrarse a identificar las causas que te hacen perder el tiempo. 
* Tener ordenada y organizada la mesa de trabajo o el despacho. 
* Retirar, al finalizar la jornada, todo el material de tu mesa; o, al menos, una vez a la semana. 
* Tomar medidas para aminorar las interrupciones. 
* Informar al resto del mejor momento para estar contigo. Para ello es necesario una organización previa. 
* Reservar parte del día para trabajar sin que nadie te moleste. 
* Respetar el tiempo de los demás.
"Go on, lean in. Listen, you hear it? - - Carpe - - hear it? - - Carpe, carpe diem, seize the day boys, make your lives extraordinary."
                                                                                                       --Dead Poets Society
Puedes COMPARTIR esta entrada en tus redes sociales: Twitter; Facebook; Google+
Con solo presionar un botón. ¡gracias por compartir!

 

Regístrese y participe en mi blog como escritor invitado: ¡Anímese sus inquietudes cuentan en este blog!  

 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada