viernes, 30 de enero de 2015

Pastoral Evangelli Gaudium


Pastoral Evangelli Gaudium ( en idioma español, La alegría del Evangelio ) del Papa Francisco es la primera Exhortación Apostólica escrita por el papa Francisco, publicada el 26 de noviembre de  2013.

Como sucede en las mejores novelas, lo más importante, lo que resume todo, lo que anima a seguir, se dice al comienzo. Y eso pasa con la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium del papa Francisco. “La alegría del Evangelio”. Ya el título invita a cambiar la manera en la que es vivida y transmitida la fe, sobre todo en los países de la vieja cristiandad. 
Rezuma todo el texto un programa de vida, alimentado por la lozanía de otras Iglesias, de otras experiencias, de otras latitudes. Es el color de la esperanza y de la alegría. Leyendo el texto, se recuerda aquel otro de Aparecida, un mensaje de esperanza a las Iglesias de América Latina y El Caribe.

Como sucedió en el Vaticano II, no hay cambios doctrinales. Todo empieza por una sencilla invitación a dejarse encontrar por Jesús. Y, muy pronto, aparece con nitidez la misericordia, esa que anima a levantarse después de tropezar porque hace saber que seguimos siendo queridos y acogidos en el regazo de Dios.

Y brilla con un lenguaje que es fácilmente accesible a todos, con imágenes llenas de fuerza que no se pierden en laberínticas digresiones, capaces de impactar e interpelar también a los jóvenes. La fe como seguimiento, más que como ideología.

Buena parte de esta hoja de ruta ya se lo habíamos oído de viva voz desde mediados del pasado mes de marzo. Ahora la sistematiza, ordena y ofrece como síntesis conclusiva de un Año de la fe que ha sido “providencial”, como ha reconocido él mismo, pues hace doce meses nadie hubiese imaginado que tendría un colofón como el que nos está brindando, no solo el texto pontificio, sino el dinamismo misionero que transmite este Papa, que está consiguiendo recolocar a la Iglesia en la esfera mundial, recuperando la credibilidad y el respeto moral que nunca debió dejarse erosionar por sus propios pecados, por la “mundanidad espiritual” que con tanta claridad vuelve a denunciar aquí Francisco.

Atronadora resulta en este contexto su denuncia de un sistema económico que mata porque excluye a los más indefensos; que solo atiende al logro del beneficio en lugar de servir a las personas. Son palabras con una fuerza impresionante, corroboradas con los gestos de la agenda papal.

Una sacudida, sí, pero de alegría contagiosa en la que se llama a todos los bautizados a compartirla, sin proselitismos, saliendo del ensimismamiento en el que nos constriñe el mundo actual y sacudiéndonos la “tristeza individualista” que nos acompaña. Para ello, invita a “recuperar la frescura original del Evangelio” y a “una conversión pastoral y misionera”.

Pero junto con la “conversión pastoral”, aboga también el Papa en este texto por una “pastoral en conversión”, que habrá de dar lugar a “una impostergable renovación eclesial”. Sigue en la onda de reformas estructurales para hacer más misionera a la Iglesia, sin tener miedo a revisar aquellas costumbres “no directamente ligadas al núcleo del Evangelio, algunas muy arraigadas a lo largo de la historia”. Un paso más. Un lenguaje nuevo para un mundo nuevo.

Y vuelve a señalar la necesidad de abordar el papel de la mujer, el de los laicos, los jóvenes, las vocaciones… incluso las homilías. En definitiva, un texto ilusionante.

No a una economía de la exclusión

 

53. Así como el mandamiento de «no matar» pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir «no a una economía de la exclusión y la inequidad». Esa economía mata. No puede ser que no sea noticia que muere de frío un anciano en situación de calle y que sí lo sea una caída de dos puntos en la bolsa. Eso es exclusión. No se puede tolerar más que se tire comida cuando hay gente que pasa hambre. Eso es inequidad. Hoy todo entra dentro del juego de la competitividad y de la ley del más fuerte, donde el poderoso se come al más débil. Como consecuencia de esta situación, grandes masas de la población se ven excluidas y marginadas: sin trabajo, sin horizontes, sin salida. Se considera al ser humano en sí mismo como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar. Hemos dado inicio a la cultura del «descarte» que, además, se promueve. Ya no se trata simplemente del fenómeno de la explotación y de la opresión, sino de algo nuevo: con la exclusión queda afectada en su misma raíz la pertenencia a la sociedad en la que se vive, pues ya no se está en ella abajo, en la periferia, o sin poder, sino que se está fuera. Los excluidos no son «explotados» sino desechos, «sobrantes».

No a la nueva idolatría del dinero

 


55. Una de las causas de esta situación se encuentra en la relación que hemos establecido con el dinero, ya que aceptamos pacíficamente su predominio sobre nosotros y nuestras sociedades. La crisis financiera que atravesamos nos hace olvidar que en su origen hay una profunda crisis antropológica: ¡la negación de la primacía del ser humano! Hemos creado nuevos ídolos. La adoración del antiguo becerro de oro (cf. Ex 32,1-35) ha encontrado una versión nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin un rostro y sin un objetivo verdaderamente humano. La crisis mundial, que afecta a las finanzas y a la economía, pone de manifiesto sus desequilibrios y, sobre todo, la grave carencia de su orientación antropológica que reduce al ser humano a una sola de sus necesidades: el consumo.

Causas de la inseguridad, la iniquidad y el consumismo.


56. Mientras las ganancias de unos pocos crecen exponencialmente, las de la mayoría se quedan cada vez más lejos del bienestar de esa minoría feliz. Este desequilibrio proviene de ideologías que defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera. De ahí que nieguen el derecho de control de los Estados, encargados de velar por el bien común. Se instaura una nueva tiranía invisible, a veces virtual, que impone, de forma unilateral e implacable, sus leyes y sus reglas. Además, la deuda y sus intereses alejan a los países de las posibilidades viables de su economía y a los ciudadanos de su poder adquisitivo real. A todo ello se añade una corrupción ramificada y una evasión fiscal egoísta, que han asumido dimensiones mundiales. El afán de poder y de tener no conoce límites. En este sistema, que tiende a fagocitarlo todo en orden a acrecentar beneficios, cualquier cosa que sea frágil, como el medio ambiente, queda indefensa ante los intereses del mercado divinizado, convertidos en regla absoluta. 

Proliferacion de Sectas.


63. La fe católica de muchos pueblos se enfrenta hoy con el desafío de la proliferación de nuevos movimientos religiosos, algunos tendientes al fundamentalismo y otros que parecen proponer una espiritualidad sin Dios. Esto es, por una parte, el resultado de una reacción humana frente a la sociedad materialista, consumista e individualista y, por otra parte, un aprovechamiento de las carencias de la población que vive en las periferias y zonas empobrecidas, que sobrevive en medio de grandes dolores humanos y busca soluciones inmediatas para sus necesidades. Estos movimientos religiosos, que se caracterizan por su sutil penetración, vienen a llenar, dentro del individualismo imperante, un vacío dejado por el racionalismo secularista. Además, es necesario que reconozcamos que, si parte de nuestro pueblo bautizado no experimenta su pertenencia a la Iglesia, se debe también a la existencia de unas estructuras y a un clima poco acogedores en algunas de nuestras parroquias y comunidades, o a una actitud burocrática para dar respuesta a los problemas, simples o complejos, de la vida de nuestros pueblos. En muchas partes hay un predominio de lo administrativo sobre lo pastoral, así como una sacramentalización sin otras formas de evangelización.

Hay mas pero es larga esta pastoral Evangelli Gaudium, ver mas en estos enlaces:

En Idioma Inglés:
http://w2.vatican.va/content/francesco/en/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20131124_evangelii-gaudium.html

En Idioma Español:
 http://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20131124_evangelii-gaudium.html

Descargar Evangelii-gaudium.pdf

http://www.vidanueva.es/wp-content/uploads/2013/11/Evangelii-gaudium.pdf




Puedes COMPARTIR esta entrada en tus redes sociales: Twitter; Facebook; Google+
Con solo presionar un botón. ¡gracias por compartir!


 
Regístrese, comente  y participe en mi blog como escritor invitado: ¡Anímese sus inquietudes cuentan en este blog!  
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada