lunes, 27 de octubre de 2014

Victoria de Dilma Rousseff : gana las elecciones de Brasil


El primer agradecimiento de Dilma Rousseff fue para el ex-presidente Lula Da Silva.

La presidenta Dilma Rousseff, con un 51,6% de los votos, ganó la segunda vuelta de las elecciones brasileñas por delante del opositor Aécio Neves (48,3%).

La mandataria, con casi 54,5 millones de votos, se impuso con una diferencia de casi 3,5 millones, sobre todo gracias al apoyo cosechado en el feudo electoral de su partido, el menos desarrollado nordeste del país.

La presidenta reelegida compareció para agradecer a los suyos la victoria y llamar a la unión de los brasileños.

Rousseff dijo que el diálogo es el primer compromiso de su segundo mandato.

"El fragor de la disputa puede ahora ser transformado en energía constructiva de un nuevo momento", dijo.
Los seguidores de Rousseff celebraron la victoria de la mandataria.

Neves había sido el primero en comparecer. En una breve intervención, expresó su agradecimiento a quienes confiaron en él.

"Más vivo que nunca, más soñador que nunca. Dejo la campaña con el sentimiento de que cumplimos nuestro papel", dijo.

Los poco menos de tres puntos de diferencia suponen un resultado algo más estrecho de lo que habían apuntado los últimos sondeos.

En la primera vuelta, el pasado 5 de octubre, la mandataria quedó por delante con un 41,59% de los votos por el 33,55% de Neves.

Río de Janeiro: victoria de Dilma y gran debilidad del gobierno local


Dilma vence dependiendo fuertemente de su expresiva votación en ciudades y barrios obreros y populares. En el gobierno del estado de Río de Janeiro, Pezão (PMDB), heredero de Cabral, es reelecto con menos votos que las abstenciones, votos nulos y blancos. La debilidad de su victoria es una clara muestra de fragilidad del régimen en el estado que fue epicentro de las manifestaciones de Junio de 2013.

Contadas el 100% de las urnas en Río el resultado obtenido por la presidente Dilma fue muy importante para alcanzar su victoria nacional. Su ventaja en el Estado fue de casi 800 mil votos, logrando el 54,94% de los votos válidos contra el 45,06% de Aécio, una disminución importante del 60% obtenido por Dilma en 2010. Incluso así esta victoria expresa una fuerza electoral importante, aunque disminuida en barrios de clase media, y la conservación del caudal de votos obtenido en 2010 en los barrios obreros de la capital fluminense y en las ciudades obreras de la Bajada fluminense. Aécio logró crecer en todo el Estado especialmente en los barrios de clase media y de la elite, logrando superar el 40% de Serra en 2010.

El otro resultado importante de la elección en este estado, escenario de las más masivas y duraderas manifestaciones de Junio del año pasado, fue el crecimiento de la abstención electoral. Creciendo del 20,11% al 22,36% del electorado. Los votos nulos y blancos a presidente cayeron, como en la mayor parte del país, aunque el escenario a gobernador fue el opuesto. El mantenimiento de la elevada tasa de votos blancos y nulos (cerca del 17%) sumados a esta inmensa abstención hace que la suma de cariocas y fluminenses que no votaron o votaron nulo sea superior a la votación obtenida por el gobernador reelecto Pezão.

Fuerza electoral de Dilma en los barrios y ciudades obreras


La candidata del PT, a pesar de la debilidad de su partido en el estado y de la división de su aliado PMDB en este estado entre el apoyo a Dilma y Aécio, logró repetir la votación obtenida en 2010 en los principales barrios y ciudades obreras y populares. En la emblemática zona electoral que incluye el barrio burgués de São Conrado y la mayor favela del país, la Rocinha, Dilma obtuvo el 54%. En los barrios con predominio de la población obrera como Bangu y Jardim América, por ejemplo, obtuvo el 64% y 60% respectivamente. En las importantes ciudades obreras y populares de Nova Iguaçu, Duque de Caxias y São Gonçalo Dilma obtuvo respectivamente 64%, 69%, 68%.

Estos resultados muestran cómo su victoria, reducida en relación al 2010, dependió de la votación obrera y popular. Por otro lado, incluso habiéndose reducido la votación en barrios de clase media en relación al 2010, logró captar parte del voto “progresista” carioca y fue clave para que el resultado no fuera más apretado. Fue fundamental para lograr atraer a sectores del “progresismo carioca” la activa y acrítica militancia en actos, videos y textos por parte de los mediáticos parlamentarios del PSOL, Marcelo Freixo y Jean Wyllys en apoyo a Dilma.

Pezão, ¡ un gobernador con menos votos que los nulos y abstenciones!


El gobernador Pezão es reelecto con 4,3 millones de votos. Sin embargo, la suma de las abstenciones (2,7 millones) y votos blancos y nulos (1,6 millones) superan ligeramente su votación. Este resultado expresa cómo el gobernador electo continuará en el Palacio Guanabara pero no contará con la legitimidad de ser un gobierno que siquiera haya alcanza la mayoría de los electores.

Este resultado es aún más expresivo si consideramos que 88 intendentes de los 92 municipios de Río apoyaban su reelección. Incluso con tamaña maquinaria administrativa, política y financiera que lo sostuvo no logró una mayor ventaja. Si desde el punto de vista de los palacios y del parlamento Pezão no debería encontrar grandes dificultades para gobernar, la baja votación indica la debilidad que enfrentará frente a una posible continuidad de las manifestaciones y huelgas que marcaron a Río en 2013.

Una reelección que marca como ningún otro resultado en el país un claro impacto de “Junio” y apunta a la inestabilidad política y la posibilidad que emerja una izquierda clasista y revolucionaria en medio de la enorme falta de legitimidad del régimen.

uedes COMPARTIR esta entrada en tus redes sociales: Twitter; Facebook; Google+
Con solo presionar un botón. ¡gracias por compartir!
 
Sígueme en Twitter

Sígueme en FaceBook


Lecturas Relacionadas

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada