viernes, 24 de octubre de 2014

Independencia de Zambia


Zambia, oficialmente la República de Zambia (en inglés: Republic of Zambia) es un país sin salida al mar ubicado en el centro-sur del continente africano. Limita con la República Democrática del Congo al norte, Tanzania al noreste, Malaui y Mozambique al este, Zimbabue y Botsuana al sur, Namibia al suroeste y con Angola al oeste. Era conocido como Rodesia del Norte durante la época colonial y su nombre actual proviene del río Zambeze, el río principal del país. El nombre Zambia proviene de toponimia u onomástica geográfica–  a partir del río Zambezi, que  cruza el país.

Zambia proclamó su independencia del Reino Unido el 24 de octubre de 1964, con Kenneth Kaunda como su primer presidente. Actualmente el presidente es Michael Chilufya Sata, electo en 2011.





En 1953, preparando su dominación neocolonial futura, los británicos organizaron una federación entre Rodhesia del Norte (Zambia), Rodhesia del Sur (Zimbabwe) y Nyassalandia (Malawi), gobernada por los colonos blancos desde Salisbury. Se buscaba con ello una "división del trabajo", que encomendaba a Zambia la producción minera y a Zimbawbe la agrícola. El ANC (Congreso Nacional Africano) encabezó entonces la lucha contra la discriminación racial y por la independencia. Pero cuando Nkumbula se mostró titubeante frente a un proyecto constitucional destinado a institucionalizar el predominio de la minoría blanca, Kaunda optó por separarse y fundar el Consejo Nacional Africano de Zambia, (ANCZ) además de declarar el boicot a las elecciones.

Harry Mwaanga Nkumbula.

El ANCZ fue proscripto y Kaunda encarcelado en 1959. Pero sus seguidores crearon el Partido Unido para la Independencia Nacional (UNIP), que Kaunda presidió luego de ser liberado en 1960.

Kenneth Kaunda.

También el UNIP fue ilegalizado pocos meses después, cuando los ingleses comprobaron el arraigo popular de las propuestas independentistas. Como resultado de la represión y marginación de la mayoría, en 1961 estalló la violencia en Zambia. Al año siguiente el gobierno británico se vio obligado a anunciar una "revisión constitucional" que satisficiera algunas de las demandas del UNIP. Fortalecidos por esta victoria, los nacionalistas lograron en 1964 la disolución de la Federación. Ese mismo año el UNIP triunfó en las elecciones y el 24 de octubre proclamó la independencia.

Proclamación de la independencia de Zambia por Kenneth Kaunda.

Sin salida al mar y rodeada de regímenes hostiles (las colonias portuguesas de Angola y Mozambique y los Estados racistas de Rhodesia, Namibia y Sudáfrica), Zambia estaba prácticamente asfixiada. Sin embargo apoyó activamente a los movimientos de liberación de esos países, nacionalizó su cobre, fue miembro fundador del CIPEC (a veces llamado "la OPEP del cobre") y albergó en 1970 la tercera reunión cumbre de los No Alineados.



1974 marcó el gran viraje. Ese año se inauguró la línea férrea Tan-Zam, que brinda a Zambia una salida al mar a través de Tanzania; el país se independizó así de los puertos y rutas entonces dominados por los colonialistas. Ese mismo año la caída del régimen colonial-fascista portugués inició la transición a la independencia en Mozambique y Angola, lo que cambió totalmente la correlación de fuerzas en la región. Ahora es el régimen rhodesiano el que está aislado y Zambia integra, junto con Angola, Botswana, Mozambique y Tanzania, el grupo de países de la Línea del Frente en el combate contra el racismo.



Por su apoyo a la lucha del Frente Patriótico de Zimbabwe, Zambia fue agredida en varias ocasiones por el régimen de Ian Douglas Smith, que en 1979 destruyó sus principales vías de comunicación y la obligó a transportar su comercio exterior por los ferrocarriles rhodesianos. No disminuyó, sin embargo, el payo zambiano a los movimientos de liberación ni tampoco incurrió Kaunda en posiciones de "racismo al revés", ya que -como suele afirmar- "la batalla no es contra el blanco, sino contra su error".



La independencia de Zimbabwe en 1980 llegó a tiempo para Zambia, que comenzaba a sentir los efectos de la presión económica y militar de los racistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada