miércoles, 29 de octubre de 2014

Salud: El Mango fuente de Vitaminas

El Mango ( mangífera indica L. ) contiene mas de 20 vitaminas y minerales que aportan a nuestro organismo diferentes beneficios, si aún no los conoces, prepárate para sorprenderte  y disfrutar de esta fruta  con aún mas gusto.

Mangos maduros

¿Cómo es el árbol?


El árbol del mango suele alcanzar un gran tamaño y altura (puede superar los 30 m.), sobre todo si tiene que competir por la luz con árboles más grandes, como lo sería en una plantación de cocoteros). En las zonas de climas templado puede cultivarse aunque no suele alcanzar una gran altura, por las incidencias climáticas que le resultan adversas. Es originario de la India y se cultiva en países de clima cálido, como Ecuador, El Salvador, Venezuela, Perú, México, Cuba, Costa Rica, Paraguay, Colombia y República Dominicana, y en algunos de clima templado como en Italia, China y EE. UU. En la zona intertropical es, como vemos, una planta sumamente noble: no requiere de riego y rechaza los incendios; una plantación de mangos difícilmente podría quemarse durante la época de sequía, ya que es el período de máximo crecimiento de biomasa para estos árboles y de mayor actividad de la fotosíntesis por la menor nubosidad. Es un árbol agresivo con otras especies para ocupar un espacio determinado: en la imagen de un árbol de mango puede verse que, a pesar de haberse sembrado en un lado, sus ramas se extienden por todo el jardín. En otras ocasiones se ha visto que un mango ubicado a unos metros de un cocotero, desarrolló una rama bastante corpulenta que la dirigió hacia el mismo y comenzó a cubrirlo, con el fin de aprovechar la luz solar que le tapaba en parte. Lo único que pudo hacer el cocotero (que no tiene ramas) fue crecer inclinado tratando de evitar esta amenaza.


El Mango:


Desde abril y hasta septiembre las calles regalan el olor y el color de uno de los frutos de la naturaleza que más adeptos posee. Un manjar que vino de Asia y que América hizo suyo. El mango es la fruta de la temporada.

El consenso es absoluto. La tentación es, por estos días, irresistible. No existe alguien que no se rinda ante el inigualable sabor de un suculento mango, ni quien se atreva a renegar de su dulce sabor. Las calles, hoy adornadas con el amarillo de esta generosa fruta, son una permanente invitación al paladar. Le dicen el melocotón de los trópicos.

Este manjar, tan familiar para todos, tuvo que viajar mucho, sin embargo, para encontrar el lugar que lo recibiría y lo haría suyo. Países como México, Brasil, Venezuela y las Antillas, en general, lo producen y consumen durante los meses de temporada con golosa fascinación, olvidando o ignorando, probablemente, que la fruta no nació por estos predios.

Y es que es tan popular que su nombre también está presente en el refranero venezolano. Todos saben, por ejemplo, que cuando en el rito del cortejo uno de los dos involucrados demuestra ser presa fácil de los requerimientos del otro, se dice que “está como mango bajito”. O también, cuando una situación se presenta confusa o muy enredada, se afirma que es “un arroz con mango”.

Son múltiples sus variedades, pues se conocen más de mil. El científico y explorador Henry Pittier menciona en sus escritos especies como el mango jobo, el mango camburito, el mango piña y el mango de pico de loro. Sin embargo, se identifican tres tipos: el mango de bocado, que como su nombre lo sugiere puede comerse por bocados, el de hilacha, por las finas hebras que conforman su pulpa, y la manga, que se caracteriza por ser más grande que los dos anteriores y por sus tonalidades rojizas.

También son variadas las formas de consumirlos, virtud que no le es exclusiva, ciertamente, pero es de reconocer que su textura y sabor permite degustarlo en forma de jalea, jugo, carato, mousse, mermelada o compota; hay quienes prefieren comerlo verde y aderezado con sal, o bien, preparando la salsa “chutney”, que contiene azúcar moreno, jugo de limón, ajo, cebolla y picante.

Sin embargo, la fascinación por el mango va más allá de sus cualidades gustativas, y de las numerosas propiedades medicinales que se le atribuyen. En India posee una significación especial; se le llama “fruta del cielo”, y el árbol de los deseos. Las antiguas leyendas hindúes dan fe de la antigüedad del mango y de su importancia. Por ejemplo, se sabe que el rey Akbar, quien gobernó India hacia el siglo XVI, supuestamente poseía una plantación de cien mil árboles de mango. Pero hay una leyenda que pone el acento en su supuesto carácter sagrado, y es aquella que sostiene que Buda se sentaba a meditar a la sombra de un árbol de mangos. Rafael Cartay, en su libro El pan nuestro de cada día, no alude a esta leyenda, pero confirma que la planta es originaria de India y, especifica, que en la península de Malaya es donde se encontraba la mayor variedad de especies. También agrega que el cultivo de esta planta se extendía hasta las Filipinas. Por otra parte, la literatura china del siglo VII constata que el cultivo del mango era tradicional en las zonas cálidas de China e Indochina.

A pesar de las leyendas sagradas que adornan al mango, y de sus reconocidas virtudes, el botánico Pittier llegó a señalar que “el mango incita a la ociosidad, a la invasión de la propiedad ajena y a la vagancia, además, por bueno y saludable que sea, cuando se goza de él con moderación, provoca a veces desórdenes en el sistema digestivo y dista mucho de ser un alimento completo”. Afortunadamente, lo anterior sólo permite demostrar que el investigador no era muy afecto del muy codiciado fruto, actitud que hoy en día, seguramente, le hubiese granjeado muchos enemigos al insigne científico.



 

Enfermedades en las que es un remedio.


Cáncer: un estudio de Harvard University reveló que ademas que las dietas ricas en betacaroteno desempeñan un papel protector contra el cánce de próstata y evitan el cáncer de colon.

Asma: uno de los nutrientes que ayudan a redicir el asma es el betacaroteno que esta presente en el mango, la papaya, los albaricoques y en el brócoli.

Ojos: el mango contiene Zeaxantina anti-oxidante que filtra los rayos de luz azul dañina creando  un papel protector en los ojos que evita la degeneración macular asociada con la edad. Esta es una razón para preferir el mango, pero esta demostrado que todas las frutas disminuyen esta enfermedad si se consumen 3 o mas porciones al día.
Corazón: La fibra, el potasio, y en general el conrtenido nutricional del mango ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares.

¡Y ATENCIÓN ! Profesionales de la nutrición y de la medicina han demostrado que el aumento  de la ingesta de potasio y una disminución del Sodio constituyen la perfecta combinación para reducir el riesgo de enfermedades relacionadas con el corazón.

Huesos: el mango contiene vitamina K que mejora el proceso de absorción de calcio de nuestros huesos y disminuye el riesgo de facturas.

Diabetes: Una dieta alta en fibra genera niveles de glucosa mas bajos en pacientes con diabetes tipo I, y en las personas con diábetes tipo II mejoran sus niveles de azúcar en la sangre, los lípidios y los niveles de insulina.

Digestión: El mango es un excelente aliado contra el estreñimiento ya que a su contenido de fibra y agua promueve la regularidad del movimiento intestinal.

Estética: Si lo que te interesa es tu imagen, consumir esta fruta beneficia el aspecto de tu cabello pues contiene vitamina A que estimula la producción de sebo que mantiene el cabello hidratado y estimula su crecimiento.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada