sábado, 4 de octubre de 2014

¿Qué significa tener lunares rojos?


 por: Salomon Jakubowicz
 
lunares rojos insulina 

Pocos dermatólogos saben su origen. Aunque no son peligrosos, esos lunares rojos alertan que el paciente engorda por una causa hormonal.

¿Por qué aparecen lunares rojos?

Además de determinar el destino del azúcar, la insulina se encarga de promover el crecimiento. Es decir, al agregar unas gotas de insulina, todo empieza a multiplicarse lentamente.
Cada década van apareciendo nuevas señales de crecimiento exagerado. A los 20 años salen lunares rojos, después en los pliegues del cuello y axilas brotan verrugas (acrocordones) y una mancha oscura llamada acantosis nigricans.
Si la insulina aumenta durante el embarazo es más común tener melasma (coloración oscura en la cara) y si todavía el problema permanece sin ser resuelto a los 40 años aparecen miomas o fibromas (crecimiento del músculo del útero) y varios años más tarde pólipos en el endometrio. Por último a los 70 años aparece un círculo azulado alrededor del iris del ojo llamado halo senil.
Avísame si tienes alguno de los signos de insulina alta para recomendarte un tratamiento.
Signos de crecimiento estimulado por la Insulina Alta
Lunares rojos (lunares rubí).
Acrocordones (verrugas en el cuello).
Acantosis nigricans (coloración oscura en cuello).
Melasma (coloración oscura en la cara).
Miomas (crecimiento del músculo del útero).
Pólipos endometriales (engrosamiento del endometrio).
Halo senil (círculo azulado alrededor del iris del ojo).
El efecto de la insulina en el crecimiento se descubrió en un remoto pueblo de Ecuador. Sus habitantes tienen un error genético que impide que la insulina estimule el crecimiento. Nunca han tenido lunares rojos, ni verrugas en el cuello y sus habitantes solo miden 1,20 mt de estatura.
Tratamiento de los lunares rojos
Realizar el diagnóstico de resistencia a la insulina es crucial para decidir el mejor tratamiento para adelgazar. 

 Medir la insulina es casi inútil y el diagnóstico se hace con los síntomas y algunos signos en la piel. Por eso los lunares rojos son tan importantes como los otros síntomas de resistencia a la insulina.
Es más frecuente que haya un desbalance hormonal cuando aparecen estos síntomas:
Muchos lunares rojos.
Caída del cabello y raíz grasosa.
Aumento de la grasa abdominal.
Despiertas sin hambre, pero sientes ansiedad a las 4:30 PM
.
Tratamiento

La resistencia a la insulina es un frecuente problema hormonal hereditario. Puede ser desencadenado por mala alimentación, algunos medicamentos como esteroides, algunos anticonceptivos, estatinas (medicinas para bajar el colesterol).
El medicamento Metformina puede ayudar a reestablecer la acción de la insulina pero mejorar el estilo de vida es más efectivo. Especialmente aumentando el consumo de alimentos ricos en proteína que controlan el apetito para no excederse con los carbohidratos. También empeoran la función de la insulina cocinar con los aceites de soya, ajonjolí, girasol, maíz o canola.

Pronóstico

Las verruguitas se caen solas en unos meses. No aparecerán nuevos lunares rojos aunque los que ya aparecieron se quedarán sin crecer para el resto de su vida.

El doctor Salomón Jakubowicz es médico endocrinólogo de la Universidad Central de Venezuela. Autor de Ni Una Dieta Más. Su Twitter es @DrNiUnaDietaMas


Lunares rojos en la piel: ¿A qué se deben?

Lunares rojos en la piel: ¿A qué se deben? 
 
Seguro que también tú tienes uno de esos lunares rojos en la piel. Son pequeños y de un tono carmesí, en ocasiones hasta tienen un poco de relieve, y aparecen sobre todo en el cuello, el pecho y la espalda. Pero ¿por qué aparecen? ¿Debemos vigilarlos? ¿Son peligrosos? Te lo explicamos a continuación para tu tranquilidad.
Pequeñas manchitas escarlata y de un rojo tan vivo, que  suelen asustarnos cuando aparecen de improviso en nuestra piel. No duelen, pero nos son antiestéticas y todos nos preguntamos sobre la razón de por salen de improviso. ¿Es por nuestra dieta? ¿Están asociadas a una enfermedad? Empezaremos diciéndote para tu tranquilidad, que no son graves, aún así debes ir controlándolos. Pero veámoslo con más detalle.

¿A qué se deben los lunares rojos?

Lunar rojo
    • Para algunas personas un lunar es un toque atractivo en su piel. Pero la mayoría de las veces son alteraciones que hemos de controlar muy de cerca. El nombre científico de estos lunares rojos es Nevus Rubi, Angiomas o Nevus cherry. Aparecen en especial en gente de piel muy blanca, o a edades medianas.
    • Como hemos dicho con anterioridad, no suelen ser peligrosos, pero si aparecen de pronto y en mucha cantidad, deberemos acudir al médico porque seguramente estaremos sufriendo una alteración de nuestro organismo. Los expertos lo asocian a problemas hepáticos, es decir, a pequeños desórdenes de nuestro hígado.
    • También se deben a una mala dieta de la persona, a acumular demasiadas toxinas en nuestro intestino e hígado.
    • Su origen está en un crecimiento anormal de pequeños vasos sanguíneos.
    • Tienen unas medidas de entre 1 a 4 milímetros. Podemos tener estos lunares rojos en zonas como las axilas, los talones, las zonas genitales, pecho, espalda, piernas, brazos…
    • Los lunares rojos de la cara, manos y otras partes expuestas del cuerpo que sobresalen de nuestra ropa, pueden deberse a una sobreexposición al sol. Debemos ir con cuidado.
    • Atiende a sus bordes y a su textura. Si son irregulares, rugosos y miden más de 6 milímetros tendremos también que hablar con nuestro dermatólogo.
    • Atiende también a los más pequeños, los niños de piel muy clarita pueden presentar también estos lunares rojos. Deberemos observarlos regularmente para tenerlos controlados.
    • Muchas veces son hereditarios.
    • Pueden aparecer también por pequeños desórdenes hormonales en las mujeres.
    • Aparecen también con la edad.

Diagnóstico

lunares_rojos1
Una vez te aparezca un lunar rojo en la piel, lo primero es no asustarte, ya que no son graves y no suelen recibir tratamiento alguno. Pero debes seguir las siguientes pautas.
  • Acude al médico si te aparecen muchos de pronto en el tórax. Uno o dos no tienen importancia, pero por encima de este número y de improviso tiene su origen en un problema de salud.
  • Comprueba si los lunares son asimétricos o simétricos en su forma. Si tienes alguno asimétrico acude al médico.
  • Mira su tonalidad. Mientras sea de un tono rojo no hay problema, pero si se va volviendo cada vez más oscuro deberemos ponerlo en aviso a nuestro doctor.

Tratamiento y prevención

Dieta del limon
  • Los expertos nos dicen que para evitar que nos aparezcan los lunares rojos y suavizar su incidencia, es limpiar nuestros intestinos y ayudar al hígado a fortalecerse.
  • Intenta beber al día al menos dos litros de agua.
  • Consume abundantes vegetales frescos, también jugos. Es muy beneficioso que tomemos zanahoria, alcachofa y apio.
  • El alga espirulina, por ejemplo, es perfecta absorber las toxinas que se encuentran en el intestino.
  • Introduce en tu dieta el aguacate, así como el aceite de oliva.
  • Empieza las mañanas con un vaso de jugo de limón.
  • Consume al día al menos dos vasos de jugos (jugo de arándanos, de piña, de granada…)
  • Evita los lácteos, sustitúyelos por leches vegetales.
  • Toma una vez al día infusión de diente de león, es muy depurativa.
  • Lo ideal para evitar su aparición, además de llevar una dieta equilibrada, es protegernos del sol. Los que nos aparecen en la cara y cuello podemos prevenirlos usando crema solar. Intenta tener tu piel siempre hidratada, consume abundante vitamina C y evita exponerte al sol en los momentos más intensos del día.
  • Generalmente estos lunares no suelen desaparecer. Si te molestan, puedes recurrir a los remedios naturales más tradicionales, como aplicar un apósito con jugo de cebolla diariamente hasta que se resuelva. Otro remedio es aplicar una tableta de vitamina C también de modo constante. De todos modos, siempre es más recomendable prevenir ayudándonos de una dieta equilibrada que nos evite acumular toxinas en el organismo. Tu piel lo agradecerá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada