lunes, 24 de noviembre de 2014

Motocicletas Chinas Venezuela

Lejano luce el reino que lideraban en Venezuela las marcas Yamaha, Suzuki,Vespa y Honda. Hoy en día una buena parte de los que se desplazan en motocicletas parecen preferir marcas del gigante asiático: China. Las razones son diversas: economia y disponibilidad de repuestos en el mercado.

El imperio de Keeway.

Las motos Empire comenzaron a importarse a Venezuela a principios del año 2002 de la República Popular de China. Gracias al rápido crecimiento en ventas, en el año 2005 firman un convenio con el MPPILC y en el año 2006 se edifica la primera planta ensambladora de motocicletas propulsada por la nóvel política sectorial.
Empire Keeway es hoy la ensambladora de motos mas grande de Venezuela.

Bera: Jaguar y Leon.

Otra de las marcas chinas que ha logrado consolidarse en el mercado local es Bera. La empresa cuenta con un portafolio de 13 modelos, entre ellas las famosas Jaguar y Leon.
La empresa Bera inició operaciones en 1997.
El vocero de Bera considera que la fortaleza de Bera es que sus productos incorporan GPS y seguro contra riesgos que sirven como garantia a la banca.

Motocicletas asiáticas por doquier.


Ademas de los líderes Empire y Bera, también penetraron en el mercado venezolano las Jialing y Skygo, dos de las mas grandes fábricas de China.
La japonesa Kawasaky esta también presente con la KLR.

 Es conocida en las calles como la moto de los funcionarios. Es la Kawasaki KLR 650 y su producción está a cargo de la empresa de capital mixto KMV-Kawasaki Venezuela, CA, ubicada en el municipio Miranda (Car), de la cual tiene participación de 51% la Corporación de Industrias Intermedias de Venezuela (Corpivensa) y el resto de participación privada, a nombre del ciudadano Luis Amantini. La empresa se encuentra registrada en el Sistema Nacional de Contratistas; sin embargo, tiene un estatus de suspendida.

La empresa comercializa solo la KLR 650 y produjo 9.992 unidades para 2013. Al ser una empresa de capital mixto, su principal cliente es el Estado, por lo que destina un 80% de su producción para instituciones gubernamentales. De hecho, la KLR 650 que se ensambla en el país fue modificada por la casa matriz de Japón para adecuarla a fines policiales.

El 20% restante de la producción se destina a la venta al público y únicamente a través de una red autorizada de 38 concesionarios en todo el país, como consta en su web oficial http://www.kmv.com.ve.

Adicionalmente, como confirma una fuente no autorizada de la planta ensambladora, una cuota importante de motos destinadas a la venta al público son asignadas a Venezuela Productiva Automotriz (VPA).

Hoy en día es prácticamente imposible adquirirlas a través de VPA y de los concesionarios. No obstante, consta en las redes sociales e Internet una considerable oferta de esas motos de alta cilindrada por personas que aseguran que tienen disponibilidad de entrega de lotes de 10, 100 y hasta 200 motocicletas, así como la venta al detal. El precio lista del producto es de Bs 116.000 actualmente (inició el año en Bs 99.800), pero los revendedores las colocan en el mercado ilegalmente entre Bs 450.000 y Bs 600.000.

Al ser contactados e inquiridos sobre la procedencia del preciado producto automotor, manifiestan que tienen un “contacto en planta” que se las provee. Un caso representativo es un sujeto que ofrece las motos a través de Twitter, el portal de ventas Olx.com.ve y a través de cadenas por el servicio de mensajería Whatsapp. Los interesados en comprar deben enviar cada lunes copias de la cédula de identidad, RIF actualizado y dos cheques de gerencia para proceder al pago. En ese caso, los cheques deben ir dirigidos a una persona natural y otro a la empresa Inversiones A.E.B.P. 0805 (RIF: J-298058447 ). Una cuota adicional debe cancelarse en efectivo.

El vendedor asegura que la moto se entregará en concesionarios autorizados.

Los casos más sonados en las redes sociales que ofrecen las motocicletas a cinco o más veces su precio autorizado de comercialización al público son:



Otro vendedor asegura que puede transar hasta 50 motos semanales y el pago debe realizarse en tres cheques de gerencia distintos, uno de ellos a nombre de Venezuela Productiva, CA (RIF: G-20010522-4). El precio por unidad es estipulado en Bs 370 mil.

Caso similar se encuentra en Olx.com.ve a través de múltiples vendedores. Uno de ellos responde al usuario “Jose”, quien adquirió una KLR en julio a través del concesionario Motoval 2033, CA (RIF: J-40263126-0). El precio que figura en factura es de Bs 116 mil. Sin embargo, la persona le aseguró a Últimas Noticias que realizó un pago total de Bs 370 mil y por eso la negocia actualmente, 0 km, a Bs 500 mil.

Unos 10 concesionarios fueron contactados por ÚN y todos coincidieron en que no han recibido ni una moto en lo que va de 2014.

Una fuente interna de la planta Ensambladora KMV dijo que en el año en curso se produjo un promedio de 10 diarias (en contraste con la producción de 2013, de 90 por día) y su totalidad es asignada a compras estatales o a VPA. Afirmó que ningún empleado en planta tiene el beneficio de compra de las motocicletas porque el Ministerio de Industrias Ligeras (Mppi) no lo autoriza. Señaló que la merma en la producción es por falta de aprobación de divisas para importar la materia prima.

Declaró que en los últimos dos meses no se ha despachado ni una moto. ÚN constató en la planta que tienen un almacén con alrededor de 200 motocicletas ya ensambladas, a espera de ser distribuidas y que la producción se encuentra a menos del 5% de su capacidad.

Frente a esos hechos, se extendieron reiteradas comunicaciones al Mppi, a VPA y a la Superintendencia de Precios Justos para corroborar si existen denuncias al respecto, pero no fueron concedidas ni respondidas las solicitudes. De igual forma, fue contactado varias veces el ciudadano Luis Amantini, accionista de KMV Venezuela, CA, y Zoilo Chávez, director de la misma empresa, pero no hubo contestación.

Al tenor de los hechos, Gilberto Ceballos, representante del Frente de Motorizados de Carabobo y funcionario del Instituto Nacional de Transporte Terrestre (INTT), expresó: “Está el vivo que compra una cantidad de motos y las revende. Aquí se hacían tres permisos al mes de vehículo sobre vehículo, que es para trasladar una moto encima de una pickup, ahora están trayendo entre 50 y 60 vehículos diarios y todos van a San Cristóbal. De todas las marcas, incluida la Kawasaki. Entonces, me pregunto yo: ¿qué van a hacer tantas motos a ciudades fronterizas? En la calle se escucha que no hay moto ni carro, pero en el Intt tramitamos 600 títulos diarios, de los cuales la mitad es traspaso y la otra mitad son registros originales. Aquí la semana pasada, vía Tocuyito (Car), detuvieron a un especulador que tenía parada en una acera, frente a su negocio, más de 50 motos nuevas para ser revendidas con un escandaloso sobreprecio y de marcas como Bera, UM, Skygo y Empire, entre otras”.





Un representante del Mppi, que decidió mantenerse en el anonimato, aseveró que desde hace dos meses no se ensambla ninguna moto y que tienen conocimiento de un grupo de personas que se están dedicando a la reventa de esos vehículos.

Con las Empire también

Las motos de la marca Empire son las que más presentan ofertas con especulación en el mercado. La empresa Empire Keeway, CA, les revocó la licencia de ventas a 40 concesionarios de 168 que operan en todo el país, por haber encontrado casos de especulación. Llevan a cabo supervisiones para evitar esa irregularidad. Humberto Ortega, presidente de la junta directiva de Empire, declaró a Últimas Noticias que le adeudan a la casa matriz en China US$ 350 millones por importación de insumos de ensamblaje para su producción de 2012 y 2013.

Sin embargo, manifestó: “Nuestra preocupación no es una empresa, es el país. La moto es una necesidad prioritaria para el venezolano de hoy porque le provee una posibilidad rentable de tener un medio de transporte que alivie el colapso del tránsito, es una ventaja en cuestión de maniobrabilidad y una herramienta laboral”.

En 2013, Empire fue la segunda planta de motocicletas más importante en Latinoamérica y la primera en Venezuela. “Este año, nuestra capacidad de producción es de un 5%, que significa alrededor de 100 motos diarias en nuestras 12 líneas de producción. La capacidad total es de dos mil ensamblajes diarios. El año pasado produjimos un total de 207 mil unidades. Tanto el sector privado como el público tienen que entender que el Gobierno debe darle prioridad de importación a los rubros de alimentos y medicinas y Empire está consciente de ello. Nuestros trabajadores han disminuido de 1.200 a principios de año a 900, ya que algunos han buscado otras opciones. Sin embargo, nuestros esfuerzos en el sentido social se mantienen en pie y por eso en las próximas semanas inauguraremos una escuela en el sector El Paují, Caracas, donde se invirtieron 30 millones de bolívares”, dijo el presidente de Empire.

Sicad 1 solo adjudicó 8% a las ensambladoras

Xiomara Alfaro, directora de la Asociación de Industriales, Fabricantes y Ensambladores de Motociclos (Aifem), declaró que en 2014 la producción ha sido “sumamente baja”, un 80% menos con respecto a 2013. Señala que las razones son que las motos ensambladas este año han podido producirse con la materia prima del año pasado y que no han podido importar la materia prima para las unidades autorizadas por el Mppi. Afirmó que se le adeuda al sector un aproximado de US$ 800 millones.

“Hace tres meses, la industria de motociclos participó en una subasta de Sicad 1, pero solo se adjudicó un 8% del monto solicitado para todas las casas ensambladoras (Empire, Bera, UM, Skygo y Suzuki). Eso, en términos de producción, significa una semana de trabajo”, explicó.

“Están en juego 15 mil puestos de trabajo. Incluso tenemos una marca que ha tenido que solicitar al Ministerio del Trabajo la suspensión laboral

por 60 días (fue en efecto homologada). Por esa razón, participamos hace tres semanas en una mesa de trabajo con el ministro para la Economía, Finanzas y Banca Pública, Rodolfo Marco Torres, y el ministro para las Industrias y presidente del Seniat, José David Cabello, en la que se llegó al acuerdo de convocar otro Sicad 1 para reactivar la industria, hecho que garantizaría al menos una parte de la reactivación de la producción para este año”, agregó. Para 2013, toda la industria de motociclos obtuvo una producción de 516.280 unidades. En 2014, desde enero a septiembre, el sector industrial produjo un total de 142.739 motocicletas.

VIDEO Empire ARSEN

 


De todas las casas ensambladoras que aglomera Aifem, la marca líder es Empire Keeway, que ha producido 48.871 unidades este año.




Puedes COMPARTIR esta entrada en tus redes sociales: Twitter; Facebook; Google+
Con solo presionar un botón. ¡gracias por compartir!

Regístrese, comente  y participe en mi blog como escritor invitado: ¡Anímese sus inquietudes cuentan en este blog! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada