miércoles, 26 de noviembre de 2014

Peligros invisibles de viajar al espacio


El primer peligro es el despegue, en este punto podemos recordar al Apollo I y el último vuelo del Transbordador Challenger ( Jan. 28, 1986 mission STS-51-L ), pero una vez en el espacio, los astronautas no la tienen todas consigo, recordemos al caso del Apollo XIII y durante el reingreso pues  tampoco,recordemos el caso del Columbia ( NASA: OV-102 , última misión  STS-107, y tuvo lugar entre el 16 de enero y el 1 de febrero de 2003).

En julio 20 de 1969, el mundo miró extasiado cómo dos hombres del Apollo XI ponían por primera vez un pie en la Luna.

La humanidad comenzaba así a aventurarse fuera de nuestro planeta, abriendo la posibilidad de viajar y explorar otros mundos que no fueran el nuestro.

Pero, a medida que los astronautas comenzaron a pasar más tiempo en el espacio, los problemas para la salud de esta actividad se hicieron más evidentes. esto contrasta con la teoría algo desquiciada sugerida en la película Apollo XVIII, misión que además de todo jamás existió, excepto en el papel, pues fué canelada junto con las misiones: XIX y XX.


No hay duda de que la instancia más peligrosa de cualquier viaje espacial es el despegue.

Tratar de alcanzar la velocidad necesaria para escapar de la gravedad de la Tierra --esta es de 11,2 km/s, lo que equivale a 40 320 km/h--es una empresa peligrosa.

Pero una vez en el espacio, los astronautas no están fuera de peligro.

 Riesgos y los peligros que los astronautas deben afrontar en el espacio.



1- Trajes protectores

Estamos hechos para vivir en la Tierra y no en las condiciones extremas del espacio.
Hace falta desarrollar nuevos trajes si el objetivo es ir más lejos dentro del Sistema Solar.

Por esta razón se han diseñado trajes especiales para mantener el cuerpo del astronauta envuelto en la atmósfera de la Tierra.

En la órbita de la Tierra, los astronautas pueden experimentar temperaturas bajas de hasta -129º C y tan altas como 121º C.

Los trajes los protegen de estos extremos térmicos.

También controlan la presión del aire para evitar que los fluidos corporales hiervan en el vacío del espacio o nos atraviesen las venas y arterias.

Sin embargo, los trajes actuales sólo permiten viajar hasta una órbita terrestre baja.

Para llegar más lejos dentro del Sistema Solar, necesitamos un nuevo traje que nos pueda proteger de los peligros letales del espacio profundo.


2-Vivir sin gravedad

Nuestro cuerpo está adaptado para funcionar con la gravedad del planeta Tierra.

Nuestros músculos y huesos se han desarrollado para actuar en función de esta fuerza y la necesitan para mantenerse fuertes y sanos.

En el espacio, los astronautas flotan y la exposición prolongada a un ambiente con microgravedad deja su huella en el cuerpo humano.

La falta de gravedad debilita los músculos, lo cual a su vez aumenta el riesgo de tendinitis y acumulación de grasas. En la ISS, los astronautas hacen dos horas y media de ejercicio al día, seis veces por semana.

También nos hace crecer hasta cinco centímetros de altura, porque sin la compresión de la gravedad, las vértebras se separan.

Esto puede provocar dolores de espalda.

A largo plazo, los astronautas sufren pérdida ósea. La microgravedad hace que el cuerpo pierda calcio y fósforo y se debiliten los huesos, y aumente el riesgo de osteoporosis.

La pérdida ósea puede ser de hasta de 1,5% por mes, lo cual en un período de seis meses equivale a un 10%.

La recuperación tras el regreso, puede demorar entre tres y cuatro años, por eso los astronautas que viven en la ISS deben hacer dos horas y media de ejercicios diarios, seis veces por semana.

Otra complicación está relacionada con la circulación. Nuestro sistema cardiovascular está diseñado para bombear sangre constantemente contra la fuerza de gravedad, que normalmente empuja la sangre hacia nuestros pies.

En la microgravedad del espacio, la sangre asciende hacia el pecho y la cabeza. Esto hace que a los astronautas se les hinche la cara y les aumente la presión arterial.

3- "Lo que me pasó por vivir en el espacio"

Al regresar de la ISS, Hadfield corría el riesgo de romperse la cadera, por la pérdida de densidad ósea.

El astronauta Chris Hadfield vivió durante meses en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés).

Su estadía en la ISS le cambió su cuerpo, cuenta, y le hizo tomar conciencia de la amenaza constante de los micrometeoritos.

"Cada tanto puedes escuchar el sonido de un meteorito que rebota. Escuchas un golpe cuando algo se choca contra la estación y eso te recuerda dónde estás".

"Cuando escuchas uno de esos golpes, te das cuenta de que estás en una burbuja de aluminio".

    Cada tanto puedes escuchar el sonido de un meteorito que rebota. Escuchas un golpe cuando algo se choca contra la estación y eso te recuerda dónde estás. Cuando escuchas uno de esos golpes, te das cuenta de que estás en una burbuja de aluminio

Chris Hadfield, astronauta: "También nos preocupa la radiación. Siempre recibimos una dosis más alta que la gente en la Tierra, como aquellos que viven en sitios altos".

"Pero cuando el Sol está particularmente activo, hay lugares en la estación que están más protegidos y nos podemos refugiar allí cuando es absolutamente necesario".

Hadfield dice que al volver, como perdió densidad ósea en la cadera, corría el riesgo de rompérsela.

"Aumenté la masa muscular, perdí grasa y mantuve mi densidad ósea en todas partes salvo en una región de la cadera y en el extremo superior del fémur".


4- Radiación cósmica

Los rayos cósmicos son partículas cargadas que viajan a gran velocidad de a través del espacio interestelar.

En la Tierra estamos protegidos de los rayos cósmicos porque el campo magnético del planeta actúa a modo de escudo, éste es el Cinturón de Van Allen. La misión del Cinturon de Van Allen es proteger a nuestro planeta de la radiación solar nociva como los rayos ultravioleta o los rayos gamma. Por ejemplo el planeta Marte carece de este cinturón.

La falta de atmósfera en el espacio hace que los astronautas queden expuestos a su destructiva naturaleza.

Una sola partícula tiene el poder de atravesar el tejido humano y destruir nuestro ADN, lo cual puede provocar mutaciones celulares y cáncer.

Hasta ahora, los astronautas que han estado expuestos a los niveles más elevados de estos rayos desarrollaron cataratas, debido a la vulnerabilidad del tejido que compone el ojo.

La razón por la que son tan dañinos es porque parecen haberse originado en algunos de los eventos más energéticos del Universo, como la explosión de supernovas, donde las partículas cargadas se aceleran hasta alcanzar una velocidad similar a la de la luz antes de ser despedidas hacia el cosmos.

Se cree que las posibilidades de desarrollar cáncer terminal en una misión a Marte son de un 30%.

¿Cómo evitar la amenaza de los rayos cósmicos?

Una de las estrategias posibles es modificar la composición o el grosor de las paredes de la nave espacial.

Otra solución es programar los viajes en función del ciclo solar (de 11 años)
Las chances de desarrollar cáncer en una misión a Marte son de un 30%, según científicos.

Se sabe que la intensidad de los rayos cósmicos es más elevada durante la etapa llamada mínimo solar.

Si nos mantenemos lejos del mínimo solar, podemos reducir el nivel de exposición.

Y el último recurso es la persona misma.

A medida que aprendemos más sobre factores genéticos, será posible encontrar atributos que hagan a una persona más resistente o más adecuada para una misión espacial de largo plazo.

VIDEO Transbordador Challenger 



Puedes COMPARTIR esta entrada en tus redes sociales: Twitter; Facebook; Google+
Con solo presionar un botón. ¡gracias por compartir!

Regístrese, comente  y participe en mi blog como escritor invitado: ¡Anímese sus inquietudes cuentan en este blog!  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada