martes, 22 de septiembre de 2015

Acuerdo Frontera Maduro Santos

De lo que no se habla en estas notas de prensa: de la descarada intervención de parte del gobierno de Venezuela "ayudando"  a los izquierdistas de Colombia dándoles Vivienda, Salud y Educación, que le niegan a Venezolanos de "derecha", en un mas o menos lo mismo que hacen en el Edo. Miranda con el Gobernador Capriles Radonski: Gobierno hostil ( Santos Colombia ) pues gobierno chavista de sombra.


Los presidentes Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos, tras una reunión dedicada a la crisis fronteriza entre ambas naciones, han acordado "el retorno inmediato de los respectivos embajadores, realizar una investigación de la situación de la frontera y reunir a los equipos de ministros inmediatamente para empezar a tratar los temas sensibles en la frontera".

Otros puntos del acuerdo son la "progresiva normalización de la frontera, la coexistencia de los modelos económicos, políticos y sociales de cada país", así como "hacer un llamado al espíritu de hermandad y la unidad, propiciando un clima de mutuo respeto y convivencia" y "continuar trabajando con el acompañamiento de Ecuador y Uruguay".

El mandatario venezolano celebró el acuerdo alcanzado con el presidente de la república colombiana a la tensa situación en la frontera entre ambos países puntualizando que "triunfó la sensatez, el diálogo y la paz".

Por su parte, el presidente de Colombia reconoció este lunes el papel que ha jugado Venezuela en el logro de la paz de Colombia y manifestó que "cuando los presidentes tienen diferencias quienes sufren son los pueblos".






 7  acuerdos para la paz en la frontera colombo-venezolana



Los presidentes mandatarios acordaron un programa de acciones conjuntas para la tranquilidad de la zona.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acordó con su homólogo colombiano, Juan Manuel un programa de siete puntos para afrontar de forma conjunta la problemática en la frontera entre ambos países; tras la reunión de alto nivel celebrada el lunes en Quito (capital de Ecuador).

Tras culminar el encuentro fue el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez (uno de los responsables de fomentar el encuentro), fue el encargado de leer la declaración suscrita por Caracas y Bogotá.

Dicho documento contempla:

    Retorno inmediato de los embajadores de Colombia y Venezuela a las sedes consulares respectivas.

    Impulso progresivo de la normalización de la frontera.

    Promover la coexistencia armónica entre modelos económicos, políticos y sociales de cada país.

    Investigación conjunta de los hechos en la frontera colombo-venezolana.

    Reunión de gabinetes ministeriales este miércoles 23 de septiembre en Caracas, capital venezolana.

    Mantener el acompañamiento de delegaciones de Ecuador y Uruguay, como representantes pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

    Fortalecimiento del diálogo bilateral.



Lean lo que le dijo a Venezuela la Canciller de Colombia:







3 de septiembre de 2015,- La canciller María Ángela Holguín le advirtió este jueves a Venezuela que el hecho de que Colombia esté abierta a un diálogo para superar la dura crisis humanitaria que hay en la frontera, no significa que se piense en negociar el modelo de Estado que tiene el país y que ha rendido frutos que en territorio vecino no se han dado.

Holguín, en tono enérgico, aseguró que el Gobierno continuará con la atención y protección a las personas que han sido expulsadas de Venezuela a través de procedimientos que atentan contra sus derechos humanos, y a la vez enfatizó que es necesario que el país bolivariano entienda que se necesita un compromiso bilateral para controlar la problemática de la región limítrofe.

“No podemos negociar los valores, las creencias y los modelos económicos y políticos del país”, advirtió la Canciller, quien enfatizó que hay aspectos claves y fundamentales que “no se pueden cambiar porque un país lo pida”.

Holguín le recordó que, por ejemplo, el tema del contrabando no se puede controlar si no hay acciones conjuntas, pues al subsidiar productos en lugar de gente de escasos recursos facilitan este tipo de actividades ilegales. Dijo que mientras un kilo de jabón cuesta en el país vecino unos 89 pesos, en Colombia se vende por casi 6.000.

“Mientras ustedes sigan subsidiando los productos es muy difícil que podamos hacer algo en la lucha contra el contrabando. Que subsidien a los pobres, pero no a los productos”, dijo la funcionaria en referencia al diálogo que tuvo con su homóloga venezolana, Delcy Rodríguez, durante la cita bilateral de hace una semana en Cartagena. (Lea también: El retorno de los colombianos deportados a sus ciudades de origen)
Lo que generó esta dura respuesta de la Canciller, que cuenta con todo el respaldo del presidente Juan Manuel Santos, fueron unas declaraciones que el presidente Nicolás Maduro dio desde China, donde aseguró que supuestamente el Palacio de Miraflores tendía seis puntos que había presentado como condiciones, lo cual, dijo Holguín, no es verdad.
La Canciller aseguró que fueron cuatro los temas planteados por Caracas: contrabando, bandas criminales, tasa cambiaria y control de los medios de comunicación. Del primero, respondió que se necesita una lucha conjunta y que las autoridades venezolanas aplazaron 14 reuniones para analizar el tema.

Del segundo, les recordó a los venezolanos que el paramilitarismo como tal no existe desde la Ley de Justicia y Paz y que lo que hay son bandas criminales que para enfrentar en la frontera se requiere de un trabajo conjunto. Del tercero, recordó que en Colombia hay libertad cambiaria, controlada por la Dian y la Uiaf, mientras que en el país vecino hay tres tasas de cambio y todas manejadas por el Estado. Y del cuarto fue enfática que en nuestro país hay y habrá siempre libertad de prensa. Holguín dijo que Caracas “pidió ejercer mayor control de los medios de comunicación, a lo que se le respondió que aquí hay libertad de expresión y eso no se discute ni lo vamos a hacer con Venezuela”. Y enfatizó: “A los colombianos no los van a tratar como si no tuvieran un país que los defienda”.

Finalmente, la Canciller reiteró que para un cara a cara entre Santos y Maduro se deben cumplir primero tres condiciones humanitarias que esbozó el Jefe de Estado colombiano: la implementación de un corredor humanitario, la recuperación de las pertenencias de los ciudadanos expulsados y el cumplimiento de los protocolos mínimos de deportación.





“Colombia no es la culpable de los problemas de Venezuela. Los problemas de la frontera no son nuevos (…) Se requiere cooperación en la lucha contra la delincuencia y la ilegalidad”, dijo el jefe de Estado."


                                                                           -- Juan Manuel Santos


La Cita en Quito: Santos/Maduro.




 Tras una reunión en Quito, los presidentes de Venezuela y Colombia, Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos, han acordado siete pasos para resolver la crisis fronteriza entre ambos países, crisis que ya cumplió un mes y que mantiene cerrado el corredor fronterizo entre ambos países.


Luego de numerosas deportaciones y el retorno de ciudadanos colombianos a su país, además de la captura de paramilitares, el desmantelamiento de bandas dedicadas al contrabando de extracción y los esfuerzos diplomáticos por normalizar la situación en medio múltiples declaraciones, este lunes se logran unos primeros acuerdos, entre los que destacan "el retorno inmediato de los respectivos embajadores, realizar una investigación de la situación de la frontera y reunir a los equipos de ministros inmediatamente para empezar a tratar los temas sensibles en la frontera". Acá, un recuento de la situación de la frontera común la cual comenzará a revisarse a través de una investigación de ambos países y el acompañamiento de Ecuador y Uruguay, como importantes actores.



Desencuentros y encuentros. Los episodios de tensión entre Venezuela y Colombia pueden hacernos rememorar momentos como la crisis de la Corbeta Caldas en agosto de 1987; más recientemente podríamos recordar el año 2005, cuando fueron congeladas las relaciones binacionales tras la presunta captura de Rodrigo Granda por efectivos colombianos en territorio venezolano. Tres años después, la violación de la soberanía de Ecuador por fuerzas neogranadinas en la ejecución del comandante de las Farc Raúl Reyes, conllevó a la respuesta venezolana que emplazó un importante contingente de las Fanb a la frontera entre ambos países.


A pesar de nuevos compromisos asumidos, en 2010, Colombia insistió en acusar a Venezuela de ser santuario de la guerrilla, por lo que el entonces presidente Chávez declaró estado de alerta y ordenó la ruptura de relaciones con Colombia. Habría que esperar a la llegada de Juan Manuel Santos al Palacio de Nariño para retornar a la normalidad.


No obstante, a pesar de desencuentros, expresiones injerencistas, incursiones de grupos irregulares, deportaciones y cierres parciales (temporales) de la frontera, que fueron superados gracias a la diplomacia, el 19 de agosto de 2015 marcó el inicio de un cierre fronterizo que hoy llega a un mes.




La franja fronteriza entre Venezuela y Colombia, en parte por ser la más poblada de América del Sur, se ha convertido en un espacio para diversas prácticas ilegales como el paramilitarismo y el contrabando de extracción tanto de gasolina como de alimentos.


El presidente de la República, Nicolás Maduro, el pasado 10 de septiembre definió el origen de esta situación afirmando que las contrariedades en la línea binacional “no son de ayer para hoy”. “La frontera tiene graves problemas, resultado de abandono. Hemos dejado hacer”.


Por su parte, el gobernador de Táchira, José Gregorio Vielma, ha expresado que Colombia ha incumplido los compromisos asumidos para combatir el contrabando en tanto que, la canciller colombiana María Ángela Holguín admitió que “el contrabando desangra a Venezuela”.


Sin embargo, el despliegue de funcionarios de la Fanb a través de la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) en los estados Táchira y Zulia desde agosto ha permitido a los habitantes de la zona recuperar la tranquilidad, según explicó el ex embajador de Venezuela en Colombia, Pavel Rondón.


En busca de un futuro mejor. Recientemente, en una entrevista a Telesur el defensor del Pueblo, Tarek Williams Saab, dijo que nuestro país es receptor del 85% de los colombianos que salen de su nación en busca de un futuro mejor.


A propósito destacaba que Venezuela “ha sido el más generoso y amigable con Colombia”, razón por la cual exhortó a buscar soluciones al conflicto fronterizo por la vía diplomática.


Muchos de los colombianos que permanecían en territorio venezolano y han retornado voluntariamente a su país de origen han afirmado a medios internacionales, como BBC Mundo, que cruzaron la frontera en busca de oportunidades y huyendo de la violencia que desde hace décadas afecta a su nación.


Las ventajas de vivir en nuestro país, según han explicado, las encontraron en las misiones sociales que les dieron mayor seguridad, educación, empleo y salud.


En contraste, con un aproximado de 16%, Cúcuta, capital del Norte de Santander, tiene la tercera tasa más alta de desempleo en Colombia.



Una nueva definición espacial. De acuerdo con Rondón, la nueva frontera tiene que tener una definición espacial que debe incluir todo el territorio de los estados Táchira, Apure y Zulia, además de los municipios Adriani de Mérida y Ezequiel Zamora de Barinas.


También estima necesario diseñar una ley que establezca aspectos como una identificación para los habitantes y facilitar los trámites legales en materia educativa, “porque los niños cruzando la frontera son retrato bonito de países que siempre han estado juntos no como en Europa que han estado en guerra, pero Colombia tiene que garantizar que factores violentos no crucen”, sentenció.







Cabe destacar que el pasado 11 de septiembre, el presidente Maduro informó que entregó a la Fiscalía, Defensoría y TSJ proyecto de Ley Orgánica de Frontera.

Indispensable legislar la franja limítrofe



El 85% de los colombianos que sale de su país vienen a Venezuela


La franja fronteriza entre Venezuela y Colombia, en parte por ser la más poblada de América del Sur, se ha convertido en un espacio para diversas prácticas ilegales como el contrabando de extracción de gasolina y alimentos, el paramilitarismo y el narcotráfico.


El presidente de la República, Nicolás Maduro, el pasado 10 de septiembre definió el origen de esta situación afirmando que las contrariedades en la línea binacional “no son de ayer para hoy”. “La frontera tiene graves problemas, resultado de abandono. Hemos dejado hacer, ¿Verdad? Eso no surgió de ayer para hoy. Eso tiene varios años ahí”.


Por su parte, el gobernador de Táchira, José Gregorio Vielma, ha expresado que Colombia ha incumplido los compromisos asumidos para combatir el contrabando.


El despliegue de funcionarios de la FANB a través de la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) en los estados Táchira y Zulia desde mediados del mes de agosto ha permitido a los habitantes de la zona recuperar la tranquilidad , en tanto que la canciller colombiana María Ángela Holguín admitió el pasado 26 de agosto que “el contrabando desangra a Venezuela”.


En busca de un futuro mejor. Recientemente, en una entrevista a Telesur el defensor del Pueblo, Tarek Williams Saab, dijo que nuestro país es receptor del 85% de los colombianos que salen de su país en busca de un futuro mejor.


A propósito destacaba "El país -Venezuela- ha sido el más generoso y amigable con Colombia", razón por la cual exhortó a buscar soluciones al conflicto fronterizo por la vía diplomática.


Muchos de los colombianos que permanecían en territorio venezolano y han decidido retornar voluntariamente a su país de origen han afirmado a medios internacionales, como BBC Mundo, que cruzaron la frontera en busca de oportunidades y huyendo de la violencia que desde hace décadas afecta a la nación neogranadina.





Las ventajas de vivir en nuestro país, según han explicado, las encontraron en las misiones sociales que, entre otras cosas, les dieron mayor seguridad, vivienda, educación, empleo y salud.


En contraste, en lo que corresponde a la tasa de desempleo, por ejemplo, la vecina ciudad colombiana de Cúcuta tiene la tercera tasa más alta que cualquier otra de la vecina nación, alrededor de 16%.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada