lunes, 6 de junio de 2016

Receta Mermelada casera de Ciruelas

La palabra mermelada proviene del portugués marmelada  que significa confitura de membrillo (marmelo). Desde el siglo XVII son famosas en el imperio británico las mermeladas de naranjas de Sevilla, por lo que en inglés la palabra marmelada define solamente a las confituras de cítricos.

Ingredientes. Mermelada  de Ciruelas


    Ciruelas 1 kilogramo

    Azúcar 600 grs

    Jugo de 1 limón

    Agua 1 taza

    Frascos, tarros o envases esterilizados

    Gaza pañal o repasador



Procedimiento. Mermelada  de Ciruelas


Para la prparación de Mermelada casera de Ciruelas. Lavar bien las Ciruelas y cortarlas en trozos grandes con la piel y sin carozo, colocarlas en un bol junto a 4 carozos (contienen pectina y le da mas consistencia a la mermelada. Agregar para el kilo de ciruelas aproximadamente 600 gr de azúcar, rociar con jugo de limón, tapar el bol y dejar toda una noche en la heladera.







Mermelada de Ciruelas



Volcar las ciruelas ya maceradas en una olla grande con doble fondo y una taza de agua. Mezclar siempre con una cuchara de madera, llevar a fuego fuerte revolviendo ocacionalmente hasta que hierva ahí mismo, bajar el fuego y cocinar durante 40 a 45 minutos s hasta que al revolver se vea el fondo de la olla.

Una vez obtenido el punto volcar la mermelada caliente en los frascos esterilizados y taparlos. Para su conservacion por un año, llevar a hervir los frascos tapados.







Como la Miel Sustituye al Azúcar en las Mermeladas



Si le preocupa la cantidad de azúcar que se incuyen en las mermeladas podemos sustituir el azúcar por la miel en mermeladas.

No ha dejado de sorprenderme, el anuncio que he visto por T.V.  Aparece un hombre con un traje de apicultor y una mermelada realizada con miel en vez de azúcar, con lo que se consigue un 30% menos de calorías, según dicho anuncio. Desde siglos se ha considerado a la miel como un buen conservante y en la antigüedad se ha utilizado en la conservación de cuerpos, en momificaciones, etc. Actualmente también se utiliza para conservar platos cocinados de cierto valor culinario.

En épocas de verano y otoño, ya he pensado más de una vez, cuando las ciruelas están maduras y no podemos en la familia consumir todas las que producen los ciruelos en utilizarlas para  hacer mermelada  que consumiríamos durante todo el año. Siempre he creído que había  exceso de azúcar en su elaboración.

En la época en que se hacen las mermeladas es el momento de catar la miel de las colmenas, así que el próximo otoño intentaré  hacer mermeladas  de manzana, ciruela y cereza (frutas ecológicas y recogidas maduras del árbol) con miel natural o cruda en sustitución del azúcar.

La palabra mermelada proviene del portugués marmelada  que significa confitura de membrillo (marmelo). Desde el siglo XVII son famosas en el imperio británico las mermeladas de naranjas de Sevilla, por lo que en inglés la palabra marmelada define solamente a las confituras de cítricos.

La mermelada es una conserva, se hace cociendo trozos de fruta en azúcar. Las palabras confitura o jalea nos suele llevar a confusión al parecerse a la mermelada, pero la confitura se elabora a partir de purés de fruta y contiene menor cantidad de fruta que la mermelada. Las jaleas se elaboran a partir de jugo de frutas para formar una gelatina.

La consistencia de la mermelada se logra por la acción de la pectina. Este compuesto está de forma natural en muchas frutas como la manzana y la ciruela. Estas contienen gran parte de las propiedades de la fruta de la cual está hecha.

Para realizar mermeladas sustituyendo miel por azúcar en las recetas no hay reglas fijas, parece ser una cuestión de gustos. Algunas personas utilizan la misma cantidad de miel que de azúcar, otros prefieren sustituir la cantidad que se utiliza de azúcar por la mitad o dos tercios de miel. Por lo general se recomienda sustituir 250 gramos de azúcar por 200 gramos de miel, sin cambiar otras proporciones de líquidos.

Hay que  considerar los factores de humedad, densidad, sabor y acidez que da el azúcar y la miel. La miel absorbe algo de agua, la miel es más densa que el azúcar, el sabor de la miel es único, se trata de un sabor ligero y agradable, pero si entra en conflicto con el sabor que desea obtener puede que no tenga nada que hacer al respecto. La mayoría de la gente parece que les gusta el sabor que agrega la miel.

La miel agrega acidez a la receta, pero se puede neutralizar añadiendo un poquito de bicarbonato de calcio. La mayoría no añade nada, prefiere que sea un poco ácida.

Sólo queda experimentar el  presente año, cuando lleguen los frutos maduros del verano y la miel que han hecho las abejas. Y podamos degustar estas nuevas mermeladas.




Lecturas Relacionadas


 


 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada