miércoles, 11 de noviembre de 2015

Como cuidar la glándula titoidea

La Tiroides es la glándula encargada de regular el metabolismo. Su buen funcionamiento es indispensable en la tarea de la producción y el aprovechamiento de energía.

¿Cómo cuidar la Tiroides?


1 Consuma yodo. Al ser el elemento que regula la energía del cuerpo y el crecimiento, es indispensable incluirlo en la dieta. Las fuentes más ricas en yodo son los mariscos, los pescados de mar y las algas.

2 Tomar lácteos. Los problemas con la tiroides tienden a debilitar los huesos. Consumir leche, yogur y queso es una manera fácil de fortalecerlos.

3 Tomar té. Las infusiones de té verde y bálsamo de limón son ricas en antioxidantes que ayudan a calmar la hiperactividad de la tiroides. Consumirlo mínimo tres veces en la semana es.

4 Hacer ejercicio. Para controlar la velocidad de actividad de la tiroides es indispensable hacer ejercicio todos los días, ya que éste ayuda a que el metabolismo se regule y encuentre un punto de equilibrio. Un mínimo de 30 minutos de cardio cumple la tarea.

5 Evitar los estimulantes. El trago, el tabaco y la cafeína tienden a inflamar la glándula tiroidea ya que aceleran el metabolismo y hacen que funcione más de lo debido.

6 Procure dormir. El cansancio y el insomnio debilitan la glándula tiroidea ya que, por sobrecarga de trabajo, queman reservas de energía y gastan más yodo.

7 Controle la soya. Dentro de los principios nutritivos de la soya se encuentran los fitoestrógenos, los cuales, aunque ayudan a reducir el colesterol, interfieren con el funcionamiento de la glándula tiroidea porque evitan la fijación de yodo en el organismo.



Hipertiroidismo o hipotiroidismo, da igual lo que padezcas, tienen en común que hay que cuidarlo para no tener desajustes bruscos en nuestra vida. La alimentación es una de las formas que tenemos de hacerlo por lo que, a continuación, te presentamos el decálogo fundamental a tener en cuenta.

1.- La cantidad de yodo que necesitamos aportar diariamente se encuentra en, aproximadamente, 150 microgramos.

2.- Tienes que tener cuidado con las sartenes que utilizas ya que, aquellas denominadas antiadherentes, desprenden una sustancia que altera el tiroides. La clave: con cuidado y no a diario.

3.- Olvídate de la idea equivocada de que cuanta más sal consumas más yodo tendrás. Utilízala yodada en vez de la normal y añádela siempre al final de la cocción.

4.- En el caso de haber padecido bocio deberías usar sal yodada también.

5.- ¿Sabías que el yodo de las verduras, hortalizas y frutas depende de donde se cultiven? Por eso es más recomendable tomar aquellas que proceden de lugares próximos al mar.

6.- No está muy claro si la soja influye negativamente en las personas que padecen del tiroides pero, por las dudas, mejor evitar su consumo.

7.- Los huesos sufren con esta afección por lo que, es recomendable fortalecerles con alimentos ricos en calcio.

8.- Evita, en la medida de lo posible, el tabaco, las hortalizas crucíferas (brócolis, coliflor, nabos, rábanos…) y la yuca y el boniato. Son productos perjudiciales para el tiroides.

9.- Aunque sólo te imagines compartiendo la playa con ellas prueba también a incorporarlas en tus platos. Las algas son tus grandes aliadas.

10.- Las fuentes más fiables de yodo son el marisco, el pescado de mar y las algas, ¡indispensables a partir de ahora!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada