martes, 19 de mayo de 2015

Solo por Genios

Leonardo da Vinci, Thomas Edison y Albert Einstein tuvieron problemas de aprendizaje. Salvador Dalí y Pablo Picasso fueron caprichosos y revoltosos; Sigmund Freud y Frida Kahlo vivieron hechos traumáticos que los marcarían de por vida. ¿Qué es un genio? Tal vez un niño que logró ser tomado en serio. Suelen ser autodidactas y precoces. 

¿Qué hace a alguien un genio? Su capacidad para sintetizar su tiempo, su trascendencia, su perfección, su inalterable capacidad de ser modernos siempre. Un eterno cuestionar.

El astrofísico Stephen Hawkings, a quien a los 21 años se le diagnosticó una esclerosis lateral amiotrófica, fue un niño excéntrico, criado en una casa caótica de una sola habitación. Albert Einstein no habló hasta los tres años, lo impresionaba la claridad y exactitud de la ciencia, era mediocre en toda materia que exigiera la recuperación léxica, como los idiomas extranjeros y rechazaba el aprendizaje que se pretendía inculcar de memoria en la escuela.

La pintora mexicana Frida Kahlo conoció desde niña el dolor físico; a los seis años contrajo poliomielitis, esta enfermedad fue la primera de múltiples dolencias y operaciones que serían agravadas por las gravísimas lesiones que sufrió en un accidente a los 18 años que la obligaron a padecer 32 intervenciones quirúrgicas y a usar un corsé de yeso durante el resto de su vida. Mozart sufria de Sindrome Tourete. Jean Nicolas Arthur Rimbaud, gran genio linguistico, empezó a escribir versos, abandonando la literatura a la prematura edad de diecinueve años. Philo Taylor Farnsworth fue el chico de granja --UTAH-- que concibió los principios básicos de funcionamiento de la televisión electrónica --CRT-- a la edad de tan sólo 13 años.


Genios.


La curiosidad, la inquietud, la capacidad de cuestionarlo todo son cualidades que definen a los niños, quienes no tienen ningún pudor a la hora de importunar con sus preguntas, de correr y recorrer el mundo y de descubrir los secretos de cada objeto, situación o palabra que se les ponga en el camino. De ahí que para muchos la creatividad habita en ese núcleo infantil que el adulto no olvida ni censura. 


No hay reglas absolutas con respecto a las capacidades humanas y los resultados. Pero hay algunas tendencias.

Las personas con altos coeficientes intelectuales ( por ejemplo, 160 ) generalmente tendrán un tiempo más fácil con académicos; que entienden más en menos tiempo que otros. Ellos harán conexiones que otros no.

Veamos Isaac Asimov, por ejemplo. Cuando tenía  tan solo 5 años o así, que estaba esperando a su hermana mayor en la escuela. Tenía uno de esos cuadernos de composición que tienen la tabla de multiplicar en la contraportada. Así ...... él se enseñó a multiplicar. Es decir, él descubrió  para que servia la tabla de multiplicar, sin serle dicho.

O un filósofo de Harvard. Sus padres dijeron que sabían que no era un niño típico cuando a los 4 años, entró en la cocina y dijo

"Mamá, es Dios realmente en todas partes?"
"Si cariño"
"Bueno, puedo exprimir un poco de él fuera de la cocina cuando entro, y tome su espacio?"

O un niño que, en preescolar, ya había aprendido a leer. Así, él se enseñó a leer al revés para que pudiera ayudar al profesor mediante la lectura de los otros niños con el libro frente a ellos.

He conocido a algunas personas con un coeficiente intelectual de 160 o mas. Son interesantes.

Wolfgang Amadeus MOZART.


A la edad de tres años distinguía con facilidad las sucesiones armónicas del clavicordio y tocaba, de oído, gran cantidad de melodías al piano. A los 5 años comenzó su carrera musical, ejecutando un concierto para piano de difícil interpretación, aún para pianistas experimentados. A los 8 años, ya siendo un prestigioso concertista, compuso su primera sinfonía.

Mozart odiaba el sonido de la faluta y solamente compuso conciertos para flauta por encargo. Según el genio de Salzburgo: “Lo único peor que una una flauta son dos flautas”.
Escribió nada menos que 621 obras que pasó al papel escrupulosamente, casi sin tachones ni enmiendas.



VIDEO Sheldon Cooper Meets Stephen Hawkins.




Lecturas Relacionadas


C. F. Gauss y su genialidad con tan solo 10 años 


Philo Taylor Fransworth y la TV CRT 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada