viernes, 29 de mayo de 2015

Piense como los Genios

Pensar como un genio

Con un IQ de entre 85 y 100 está la normalidad y la mayoría de la población, entre 101 y 115, están los "sobre el promedio", entre 116 y 130, están los brillantes, entre 131 y 145, los dotados y de 146 en adelante: los super dotados. Los genios son personas cuyo IQ es: 161 o superior.
“Incluso si no es un genio, Usted Apreciado Lector puede usar las mismas estrategias que Aristóteles y Einstein utilizaron para controlar el poder creativo de su mente y manejar mejor su futuro”.
Las siguientes ocho estrategias le exhortan a pensar productivamente, antes que “reproductivamente”, como método de resolución de problemas.
“A lo largo de la historia, éstas han sido las estrategias comunes a los estilos de pensamiento de los genios creativos en las ciencias, el arte y la industria”.
  1. Mire a los problemas de muchos modos diferentes, y halle nuevas perspectivas que nadie antes ha adoptado (¡o nadie ha hecho públicas!)
    Leonardo da Vinci pensaba que para descubrir la estructura de un problema, se tenía que comenzar por aprender a reestructurarlo de muchos modos diferentes. Creía que el primer modo en que contemplaba un problema era muy parcial. A menudo, el problema mismo se acaba reconstruyendo y se convierte en uno nuevo.
  2. ¡Visualice!Cuando Einstein pensaba sobre un problema, siempre encontraba necesario formular la cuestión de tantos modos diferentes como fuera posible, incluso con el uso de diagramas.
    Visualizaba soluciones y creía que las palabras y los números, en cuanto tales, no jugaban un rol significativo en su proceso de pensamiento .
  3. ¡Produzca! Una característica distintiva del genio es la productividad.
    Thomas Edison registró 1.093 patentes. Para garantizar una gran productividad, estableció cupos de ideas para sí y para sus ayudantes.. En un estudio de 2.036 científicos a través de la historia, Dean Keith Simonton de la Universidad de California, en Davis, halló que la mayoría de los más respetados científicos habían producido no sólo grandes obras, sino también muchas “malas” obras. No le temían al fracaso ni a producir obras mediocres para llegar a la excelencia.
  4. Haga nuevas combinaciones. Combine y recombine ideas, imágenes y pensamientos en diferentes modos, no importa cuán incongruentes o insólitos sean.
    Las leyes de la herencia sobre las cuales está basada la moderna ciencia de la genética, son obra del monje austriaco Gregorio Mendel, quien combinó las matemáticas y la biología para crear una nueva ciencia.
  5. Relacione; haga conexiones entre diferentes temas.
    Da Vinci relacionó el sonido de una campana con una piedra cayendo al agua. Esto le permitió establecer “la conexión” de que el sonido viaja a través de ondas.
    Samuel Morse inventó las estaciones de relevo para las señales telegráficas cuando observó los puestos de relevo para los caballos.
  6. Piense en los opuestos.
    El físico Niels Bohr creyó que, si uno mantiene los opuestos juntos, y luego suspende el pensamiento, nuestra mente se traslada a un nuevo nivel del conocimiento. Esto le permitió imaginar la luz a la vez como partícula y como onda, llevándolo a su concepción del Principio de Complementariedad. Suspender el pensamiento (lógico) puede permitir a su mente crear un nuevo concepto.
  7. Piense metafóricamente.
    Aristóteles consideró que la metáfora era una manifestación  de la genialidad y creyó que el individuo que poseía la capacidad de percibir parecidos entre dos áreas separadas de la realidad y relacionarlas conjuntamente, era una persona dotada de un talento peculiar.
  8. Prepárese para poder sacar ventaja de la oportunidad (cuando ésta se presente)..
    Toda vez que intentamos hacer algo y fallamos, terminamos haciendo algo más. Éste es el primer “principio del accidente creativo”. El fracaso puede ser productivo siempre que no lo consideremos como un resultado improductivo. En lugar de ello: analice el proceso, sus partes y cómo puede cambiarlas para alcanzar otros resultados. No se pregunte “¿Por qué he fallado?” sino, más bien “¿Qué he hecho?”.


8 Sugerencias para ser un Genio


A continuación encontrarás algunas ideas que aunque no te transformarán por arte de magia en  Dr. House, van a ayudarte a alcanzar la flexibilidad mental que necesitas para enfrentar las exigencias de la vida y el mercado laboral en la actualidad.



1.- Cultiva el hábito de la lectura


Muchas personas han escrito sobre esto, inclusive se han hecho estudios importantes como el del PhD. Victor Nell “La Psicología de leer por placer: necesidades y recompensas” o el del investigador de la Universidad de Oxford Mark Taylor “Beneficios de la Lectura por Placer” que establece que las personas que leen, ya sea de manera asidua o no presentan mayores probabilidades de encontrar mejores trabajos e ingresar a mejores universidades. Un famoso genio aprendió hasta leer textos al revés. Leonardo escribia textos con la ayuda de un espejo.



2.- Indaga con profundidad


En la actualidad gracias a Internet disponemos de muchos sitios que nos permiten buscar información, ya no es tan necesario ir a las bibliotecas a buscar por horas cuando disponemos de buscadores potentes que permiten acceder a muchos recursos en poco tiempo. Sin embargo, antes de utilizar el buscador piensa detenidamente qué es lo que quieres encontrar, muchas personas se frustran porque realizan búsquedas incorrectas que no los llevan a ningún lugar.

Intenta realizar búsquedas avanzadas con las herramientas adecuadas: Buscador Avanzado de Google,   Buscador Avanzado de Yahoo.



3.- Al comter errores: aprende de ellos


No es un secreto para nadie que a ninguno le gusta cometer errores y peor aún sufrir las consecuencias de ellos, sin embargo sin cometer errores no hay verdadero aprendizaje. Las palabras “ensayo y error” no fueron acuñadas por casualidad. Olvida el temor a cometer errores, no pretendas saberlo todo e intenta resolver los desafíos por ti mismo antes de recurrir a la ayuda de alguien más, cuando te encuentres estancado intenta buscar (ver punto 2) lo suficiente y si por último no consigues la respuesta acude a la persona que puede ayudarte.



4.- Método Socrático

Por experiencia sé que este método es de lo mejor no por nada es creación de Sócrates: usa las 5W + H.

What are the Five Ws and One H? A.- They are Who, Where, What, Why, When & How.

 



5.- No des todo por cierto, ni creas que todo es falso


La gran cantidad de información disponible en Internet tiene efectos tanto positivos como negativos, mucha información resulta ser falsa, ha sido tergiversada o no ha sido respaldada por personas reconocidas dentro del campo de conocimientos al que se refiere.

Por ello es importante que sometas toda la información a una verificación, busca en al menos dos o tres sitios reconocidos antes de dar por sentado que lo que has estado leyendo es cierto. No te quedes además con una sola versión, lee las opiniones a favor y en contra y trata en lo posible de sacar tus propias conclusiones.



6.- Arriésgate a proponer o hacer lo que otros no han intentado


Suele suceder que cuando estás en la universidad o en una nueva empresa, las personas que han estado allí desde mucho antes que tú se han acostumbrado a hacer las cosas de cierta manera. Si bien es válido, las herramientas suelen evolucionar y por ende puede que ahora exista la posibilidad de hacer lo mismo de forma diferente y mucho más fácil, no obstante estas personas se encargarán de llenarte de temor por si intentas hacer algo diferente y terminas convirtiéndote en un robot programado para hacer lo mismo que todo el mundo ha hecho antes.

No dejes que esto te absorba, intenta algo nuevo, busca formas mejores y más sencillas de hacer las cosas y si encuentras que es posible, documenta todo lo que has hecho diferente, toma fotos o capturas para probarlo y sugiérele a esas personas que es posible hacerlo de otra manera; Nunca intentes de forma intransigente imponer tus descubrimientos pretendiendo que todos lo acepten como lo que hay que hacer ahora, pues todos rechazarán tu idea y puede que ya no te tomen en cuenta.



7.- Respeta los conocimientos ajenos sin menospreciar los tuyos


Para llegar a un mismo punto es posible partir de lugares distintos, lo mismo pasa con el conocimiento, para obtener la misma conclusión muchas veces es posible hacer el procedimiento de manera distinta, algunas soluciones pueden ser mejor que otras y esto no quiere decir que una persona sea menos inteligente que otra. Respeta las opiniones ajenas pero si tu punto es válido no dejes que sea desechado, defiéndelo educadamente. Respeta las Jerarquías y los Código de ética del Gremio.



8.- El crecimiento personal es tarea de todos los días


He conocido muchas personas que creen que la cultura se guarda en el cajón cuando llega la hora de descansar, particularmente pienso que esta forma de ver las cosas es incorrecta. 

Puede que para escribir un SMS no uses la gramática adecuada, sin embargo lo haces puesto que te adaptas a las limitaciones de una plataforma. El hecho de que lo hagas no quiere decir que has tirado a la basura tus habilidades gramaticales, ahora bien, si escribes un reporte tal como escribes un SMS solo por el hecho de que es más rápido, es allí cuando has tomado un mal camino.

Aprende todos los días, a toda hora de cualquier cosa pues todo tiene un significado y está en ti encontrarlo, entenderlo y absorberlo. No pongas excusas a tu mente para abandonar la oportunidad de aprender algo nuevo, no quiere decir que serás un experto, pero la acumulación y procesamiento de información ayuda a cambiar tu cerebro. Como nota curiosa que respalda este hecho está el estudio realizado por la Escuela Universitaria de Londres sobre el cambio reflejado en el cerebro de los taxistas de Londres.


VIDEOS Genios en Acción









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada