domingo, 22 de junio de 2014

China, un gigante que despierta. El Mundo Tiembla.

"Dejen que China duerma, porque cuando despierte, el mundo temblará."
                                                                                                                            Napoleón



A día de hoy, la realidad supera con creces el vaticinio de Napoleón: las insituciones se rinden a sus pies y le conceden la organización de todo tipo de eventos planetarios mirando hacia otro lado cuando se trata de evaluar la situación social de su población; los mercados occidentales buscan morder un pedacito del pastel de su infinito potencial consumidor y productivo aun a expensas de perder su autonomía e independencia; los gobiernos permiten sus abusos por temor a un enfrentamiento diplomático y sus repercusiones estratégicas.

No olvidemos que, hasta el siglo XVIII, China era la nación  más rica y avanzada del orbe, con un nivel de vida más que aceptable, para los niveles de la época e incluso los actuales. Si leen el Libro de la Maravillas de Marco Polo y otras muchas crónicas entenderán por qué asombró a los europeos con sus relatos. Toda esa sabiduría china ha sido desechada y despreciada durante los dos últimos siglos, por propia iniciativa. Aunque también asistidos por los occidentales con episodios tan lamentables como las tristemente célebres Guerras del Opio, promovidas por la civilizada Inglaterra, a mediados del siglo XIX.

Historia reciente: s. XIX y s.XX


Los s. XIX y XX resultaron terribles para China. Las denominadas Guerras del Opio con UK (1840-1842 y 1856-1858), no solo representaron humillantes derrotas militares sino la pérdida de Hong Kong, recuperada en 1997 de manos de Margaret Thatcher, la imposición del consumo de opio con su consiguiente carga de degradación humana y social y el otorgamiento de múltiples concesiones. Esto vino ocurriendo por la ocupación anglo-francesa de la capital Pekín (Beijin). Los tratados de 1858 y 1860 con la Rusia zarista le implicaron la pérdida de 2,6 millones de kilómetros cuadrados de territorios al este del rio Ussuri. En 1898, por lo demas Rusia se anexó los estratégicos puertos de Dalian y Lüshum. La derrota de 1894 frente a Japón le significó la pérdida de la isla de Taiwan, asi como la soberania sobre Corea. De igual forma, eltratado de 1885 con Francia la obligó a ceder su soberania sobre Vietnam y el de 1894 con UK que le hizo perder Burma. En 1897 Alemania ocupó la bahia de Jiaozou. El año de 1900 vino la ocupación de Pekín por una coalición internacional. Todo lo anterio solo presagiaba tan solo su peor pesadilla: la ocupación japonesa y los veinte millones de muertos que ésta trajo entre 1937 y 1945.
¿Cómo pudo sucederle esto a una nación que en 1776, nacimiento de USA, era considerada por Adam Smith como mas rica que Europa entera? Uana nación que según el reconocido historiador  Agnus Maddison, representó entre 1/4 y 1/3 del PIB global entre los años 1600 y 1800. Un Estado que desde el año 221 AC habia quedado cabalmente estructurado y que se evidenciaba capaz de emprender impresionantes proyectos de ingenieria. Un país que para comienzos del sXV poseia una flota de 1681 barcos, de los cuales 250 contaban con 9 mástiles y 145 m de eslora y 54 m de manga. Comparese con los barcos contempráneos de Occidente en las figuras anesas. China tuvo un proceso evolutivo desprovisto de los mil años de oscurantismo propios de la Europa medieval.
¿Cómo llegó China a semejantes niveles de debilidad que posibilitaron la depredación sufrida?  En primer lugar está el hecho de que entre finales del s. XVIII y comienzos del s. XIX, China perdió su superioridad tecnológica que había mantenido por milenios. La Revolución Industrial occidental no tuvo su equivalente en China. En segundo lugar la convergencia de dos factores: una burocracia macrocefálica  y la obediencia ciega a la autoridad, derivada de la herencia confuciana, paralizaron toda capacidad de respuesta frente a los retos de un mundo cambiante. Finalmente, el síndrome de la Muralla China (una nación volcada sobre si misma) generó una peligrosa complacencia con el pasado y la tradición. 

Un planeta al límite.


Son 1.300.000.000 ( un mil trescientos millones ) de chinos deseando copiar lo peor de la civilización occidental: la codicia y el derroche. Desdeñando las virtudes de su propia cultura. Algo imposible. El planeta no lo admite. A no ser que el mundo rico: Europa, Norteamérica y Japón, entre otros, reduzcan drásticamente su consumo energético y de los demás recursos, para dejar hueco.

Y ni con eso. El mundo desarrollado actual no es más populoso que toda la población china junta. Pero consume cerca de las tres cuartas partes de lo que produce el planeta, emitiendo la misma proporción de desechos. El grupo de países mal llamados avanzados utilizan, ellos solos, más recursos de los que la Tierra dispone. Con lo que si todos aquellos que aspiran a conseguir nuestro nivel de vida, como India o Brasil además de China, lo consiguen, aunque sea a medias, acabaremos este siglo envueltos en graves conflictos.
A día de hoy se necesitan 1,44 planetas Tierra para mantener el nivel de vida de una minoría. Lo  que indica el dato es que hemos sobrepasado el umbral de sostenibilidad, esa manida palabra: la capacidad de la Tierra para soportar a la humanidad. Ya hoy necesitamos, la Tierra y el 44% de otro planeta Tierra para que una minoria viva a sus anchas.
Pero el mundo no tiembla: observa con pasividad y calcula el rendimiento económico y político que puede obtener, aunque eso suponga la sistemática negación de los derechos humanos por parte de sus dirigentes, demostración palmaria de su falta de escrúpulos y su pestilencia intelectual.

China se ha convertido en un pais donde ya hay muchos ricos y muchisimos pobres, sobre todo la poblacion rural, que ganana sueldos miserables, y muchos viven de los sueldos que les mandan sus familiares de las fabricas de las ciudades, en las que trabajan 12 horas, durmiendo en ellas, y casi sin contacto con el exterior, ya que todos esos nuevos ricos, lo son gracias a imponer esas condiciones laborales, y al tener sueldos tan pequeños y con tantas horas de trabajo, las multinacionales se frotan las manos cual Sr. Scrooge y se van a producir alli, en las condiciones que jamas podrian hacerlo en otros paises, y estan teniendo en los ultimos años un crecimiento economico bestial, aunque los ciudadanos de a pie no lo noten tanto, el medio ambiente les da igual, alegan que los demas paises desarrollados llevan mas de un siglo contaminando, y ahora les toca a ellos, por lo que en este aspecto tambien se ahorran invertir en energias limpias, y con todas estas condiciones los paises industrializados, es imposible que puedan competir, por ello, es muy posible que se hagan los amos de la economia y llegue a ser un pais muy rico, lleno de pobres.
Solo noten esto: USA vendió Hummer  una GM Division a capital chino, igual Ford con Volvo, Apple Inc. fabrica sus iPads en China. La simbiosis con USA es total.

China Capitalista parece haber decidido su rumbo: CAPITALISMO.


Pero el mundo no tiembla: observa con pasividad y calcula el rendimiento económico y político que puede obtener, aunque eso suponga la sistemática negación de los derechos humanos por parte de sus dirigentes, demostración palmaria de su falta de escrúpulos y su pestilencia intelectual. La UE y USA se regocijan de tener a sus neo-esclavos a tercerizados a un mundo de distancia donde no se oyen sus quejidos.
Y hoy, año 2014, los chinos han preferido olvidarse de su pasado más esplendoroso y echarse en brazos de un sistema inviable que se ha introducido en su subconsciente a través de los televisores y la publicidad más obscena: el Consumismo. Una nueva forma de vida, olvidando la suya ancestral, que jamás podrán alcanzar más que unos pocos. ¿ Les habremos hecho una nueva Guerra del Opio?


Campañas masivas de esterilización; movilizaciones forzosas de población para realizar faraónicas obras públicas; represión brutal de la disidencia, política e intelectual; invasión militar de territorios vecinos; censura en los medios de comunicación; restricción en el acceso a los contenidos de Internet, política informativa manipulada.


Y, como de costumbre, quien gana es la clase dirigente, oligárquica y mezquina, y quien pierde es el Pueblo, cada vez más devaluado y  menospreciado.


China ha despertado. La tolerancia planetaria se termina. ¡Temblemos!. 



Lecturas Relacionadas

 

Tren Bala chino

Super Computador CHINO 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada