viernes, 28 de marzo de 2014

María Gabriela Páez: Fotografias

María Gabriela Páez es reguetonera extrema. “Me encanta. Lo puedo escuchar todo el día”. En sus manos aún quedan rastros de los característicos tatuajes de henna. Ha pasado navidad y fin de año en India, en una onda de buscarse, de conocer algo diferente y sobrecogedor, sola, sin soltar ni una lágrima la noche de la llegada del 2012, aprovechando el asunto místico para hacerse preguntas y tomar decisiones. Todo eso, sí, pero siendo fiel a sí misma: con enormes maletas atiborradas de ropa y con el iPod repleto de la fulana música urbana. 





“Antes del viaje en mi iPod tenía mil canciones y 900 eran de reguetón. Un amigo me dijo que no podía andar por la India escuchando eso, que no cuadraba. Y menos mal que lo hizo. Le metió otro montón de cosas, pero conservé mi lista de 900. El reguetón es como la Coca Cola: no me lo pueden quitar”. 

Tampoco hay quien pueda contra esa costumbre de cargar con todo el equipaje posible: “Mis maletas ya salen con sobrepeso del país”, dice: “Soy guerrera para muchas cosas, pero nunca podría ir de mochilera, tengo que viajar muy cómoda. Siempre llevo ropa demás y un kit gigante de medicinas. Y te estoy hablando de la maleta de los viajes personales, cuando salgo por trabajo es el doble…”.
Gaby –como la llaman- es modelo, actriz, animadora de televisión y hasta diseñadora de carteras. En su álbum solo se extraña la barajita del Miss Venezuela y no por falta de ganas sino por unos centímetros de altura. Pero sobre todo eso tiene claro que es viajera. “Tengo una lista de países que quiero conocer”, señala. Y no se trata de Francia, ni España, ni nada dentro de la agenda más o menos común. “Ya pasé mes y medio entre Japón, Corea y China. Acabo de ir a India y Nepal. Quizás dentro de un año iré a Sudáfrica, aunque también me llama mucho la atención Australia. Europa, la verdad, no está en mis prioridades”.



Para conocer el resto del mundo tiene el trabajo ideal: Sun Channel. Hace más de cinco años que su figura aparece en ese canal por suscripción: primero como host de espacios específicos y luego ya como imagen de la planta y conductora de programas especiales. A ellos ha sido fiel desde entonces: en cada oferta de trabajo siempre establece que se respeten sus pautas de turismo.
A los 15 años, tras unos meses de preparación en la Academia de Giselle Reyes, ya estaba haciendo comerciales. Fue ella, de hecho, quien la mandó a su primer casting en Venevisión. Y así arrancó su “trilogía” como actriz: A todo corazón, Así es la vida y La calle de los sueños. Enseriada con sus estudios de Comunicación Social, bajó el ritmo demandante de la televisión durante un tiempo hasta que al llegar al octavo semestre apareció una oportunidad singular: irse a Honduras a animar un programa de concursos en vivo. “Fue una experiencia importante, pero me vine a los siete meses porque ya me estaba acostumbrando a la comodidad de ganar buen dinero. Me vine a terminar mi carrera”. 
Para ella no hay medias tintas: “Soy muy Escorpio: tengo un carácter fuerte y soy súper pasional a la hora de vivir las cosas. Soy muy celosa y posesiva. No existen para mi los puntos medios, o te odio o te quiero, no puedo andar de diplomática. Y eso me enorgullece. Súmale que soy hija única y tenemos una bomba total de consentimiento”.


Recién llegada empezó a trabajar con Sun Channel desde antes de la salida al aire y apareció por primera vez en las páginas de UB. Ese año, 2006, hizo otro casting en Venevisión y cuando ya pensaba que ese asunto no prosperaba recibió una llamada de recursos humanos: “Ven mañana a firmar contrato”. Y comenzó su historia de tres años en el estelar Sálvese quien pueda.
Al culminar ese periodo arrancó lo que llama su “mini empresa”: diseñar carteras “tipo sobre” y hacerlas ella misma, con sus propias manos. Tenía las ideas, las manualidades se le dan fácil, así que buscó quien le enseñara a manejar una máquina de coser y creó su marca: “Gaby Páez”.
Convertida ya en imagen del canal venezolano de turismo, en mayo pasado La Tele requirió su presencia para formar parte de Los pepazos de Pepa, un espacio farandulero en el que figuró hasta que en noviembre se abrió una vacante en el magazín matutino Lo que ellas quieren, donde se pasea –junto a Pastor Oviedo y Antonella Baricelli- por diversos temas todos los días de 8 a 11.
“En algún momento entendí que lo que quería hacer era esto de la animación”, apunta muy segura. Y aunque en su portafolio acumula campañas de Coca Cola, Brahma, Hit, Regional y Chemineaud –sí, era la del vestido rojo en las vallas- hoy su faceta de modelo es mucho más restringida. 
También le ha sido fiel a UB: esta es la cuarta vez que aparece en estas páginas. Ha regresado porque considera que es tiempo de que la vuelvan a ver. Y hay otra razón: “Siempre que he salido en la revista ha aparecido algo bueno”. Gaby cree en la buena vibra de estas páginas, cosa que los lectores sabrán apreciar. 

Nombre: María Gabriela Páez
Nacionalidad: Venezolana
Color de Cabello: Negro
Color de Ojos: Negros
Signo Zodiacal: Escorpio 




En su carrera como modelo, María Gabriela Paéz ha posado para numerosas revistas y publicaciones, incluyendo la prestigiosa revista venezolana Urbe Bikini. Su impactante rostro y sensual cuerpo también han acaparado la pantalla del canal de viajes y turismo Sun Channel. 
En televisión, fue conductora además de “Sálvese Quien Pueda”, programa de información y noticias sobre del mundo de la farándula y el espectáculo del canal venezolano Venevisión.
En cuanto a su vida personal, esta sexy venezolana confiesa que el hombre de sus sueños debe ser inteligente e intelectual y que su cita ideal puede ser cómo y dónde sea, siempre y cuando le genere mariposas en el estómago. ¿Eres capaz de hacérselas sentir?


Lecturas Relacionadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada