jueves, 20 de marzo de 2014

Fresas, Vitaminas y Salud

La fresa es el fruto entero comestible de una planta silvestre rastrera llamada Fragaria vesca. La mejor época para consumirlas es desde el final del invierno hasta el final de la primavera.
Aunque se pueden encontrar casi durante todo el año ya que el cultivo en invernaderos es muy habitual. Se pueden conservar en un lugar fresco y alejado de la luz solar o en el frigorífico, pero hay que destacar que es una fruta muy sensible al calor y a la humedad.

Valor nutricional

Las fresas son muy poco calóricas, siendo su principal componente el agua. Por tanto podríamos introducirlas en nuestra dieta diaria sin ningún tipo de problema.
  • Tienen solamente 34 calorías por 100 gramos de alimento.
  • Son muy ricas en fibra insoluble.
  • Destacan por su alto contenido en vitamina C, convirtiéndolas en frutas muy antioxidantes. La ingesta diaria recomendada de esta vitamina se cubriría con la ingestión de 100 gramos de fresas aproximadamente.
  • También habría que mencionar que es importante la cantidad de vitamina E y potasio. Éste último es el responsable de las propiedades diuréticas que se le atribuyen.
  • Gracias a las  antocianinas, las fresas tienen ese olor tan característico.
Un reciente estudio ha publicado la relación entre el consumo de fresas y los beneficios para la salud. Una serie compuestos y antioxidantes como los  fitoquímicos, la vitamina C y las antiocianinas presentes en esta fruta, parecen mejorar el perfil lipídico de los sujetos que tomaron medio kilo de fresas durante un mes. Según este estudio, se puede decir que las fresas tienen un efecto muy positivo sobre la salud cardiovascular y el estrés oxidativo. Evidentemente no habría que llegar a consumir tanta cantidad de esta fruta diariamente, pero sí nos recuerda y reafirma los beneficios que tiene para nuestra salud.

Ideas saludables

  • Fresas con leche: es quizás la forma más típica de tomarlas. Para que este postre o merienda aporte menos calorías, se puede preparar con leche semidesnatada y edulcorante en lugar de azúcar.
  • Batido de fresas: una opción muy apetecible y saludable, se prepara con leche semidesnatada y edulcorante o azúcar para los más golosos. También se le puede añadir un plátano para endulzar su sabor y otorgarle mayor consistencia.
  • Fresas con nata: aquí el pecado capital. Pero como siempre digo, los grandes placeres a pequeñas dosis.
Espero que os hayan gustado las ideas que os he dado para disfrutar este fin de semana de las fresas. Y recordaros, que podéis sugerirnos más recetas con esta fruta en las redes sociales o en comentarios. ¡Estaremé encantado de compartirlas!
 

¡La Cúrcuma: mucho más que solo una especie !


La Cúrcuma es un remedio natural muy eficaz, sobre todo para mejorar la digestión y la desintoxicación del
cuerpo. Pero ayuda también en caso de :
1. colesterol alto
2. diabetes
3. trastornos debidos al mal funcionamiento del hígado y de la vesícula
4. arteriosclerosis
5. artritis
6. edema
7. fatiga
8. inflamaciones
9. tumores
La cúrcuma pertenece a la familia del jengibre y es el ingrediente principal del curry, una especie a menudo
utilizada también en las cocinas de nuestras regiones. En el plan medicinal la cúrcuma se demuestra más y
más eficaz en la lucha contra las así llamadas “enfermedades de la civilización”. Además la cúrcuma no
necesita un tiempo de “precalentamiento”. Al contrario, este remedio natural actúa casi de forma
instantánea, realizando así un alivio rápido y notable.
Sin embargo en un principio la cúrcuma ha sido utilizada solo en la medicina tradicional de la India, China y
Tailandia. Pero hoy en día tiene su importancia también en la medicina de muchos países occidentales, y esto
gracias a una serie de estudios científicos internacionales que han demostrado la excelente eficacia de la
cúrcuma. Una de sus grandes ventajas : no hay peligro de sobredosis ni tiene efectos secundarios. La única
contraindicación: en caso de cálculos biliares se recomienda no utilizar la cúrcuma.
Los científicos estiman que el amplio efecto curativo de la raíz de la cúrcuma se debe a la combinación
armoniosa de sus ingredientes curcumina Xanthohriziol, potasio, calcio, magnesio, hierro y fósforo.
La digestión y la desintoxicación
La cúrcuma se utiliza principalmente después de una comida opulenta para prevenir o aliviar rápidamente las
síntomas de flatulencia, hinchazón abdominal y malestar estomacal.
La cúrcuma apoya el sistema digestivo para digerir las grasas, ayuda al hígado en su trabajo de
desintoxicación y al mismo tiempo promueve el flujo de la bilis. Debido a ese mecanismo importante, de un
lado las grasas se descomponen en pequeñas bolitas mas fáciles de digerir y de otro lado el aumento del flujo
biliar hace que las sustancias toxicas eliminadas del hígado lleguen mas rápido al intestino. En este contexto se
aconseja también tomar adicionalmente la alga “chlorella” o una otra fibra dietética par evitar el problema de
una reabsorción. Es decir: Si existe un deficiencia de fibra en el intestino, hay peligro de que las sustancias
toxicas vuelvan de nuevo al hígado. En este caso se habla de una reabsorción.

El bazo


La medicina china pone mucha atención al bazo que juega un papel importante en el proceso de la formación
de la sangre. Los médicos de allí estiman que un mal funcionamiento del bazo es responsable por unos
síntomas específicos como por ejemplo el cansancio, una tez pálida, el dolor de espalda, tener los manos y
pies fríos, las ganas de comer a cualquier hora algo de dulce y beber mucho café .
El bazo se debilita especialmente cuando una persona no duerme bastante, trabaja demasiado en el ordenador o cuando a menudo se encuentra en situaciones de estrés. Los síntomas de una debilidad del bazo pueden incluir: calambres musculares, dolor de cabeza, sensibilidad a la luz, inquietud, irritabilidad, nervios débiles.
En estos casos la cúrcuma es una ayuda eficaz para suministrar nuevas fuerzas al bazo.

El colesterol alto.


Particularmente digno de mención es el hecho de que la cúrcuma puede reducir el colesterol alto de manera
significativa. Una dosis diaria de 1500 - 2000 miligramos de cúrcuma en polvo durante unos meses es
suficiente par restablecer el nivel normal del colesterol ( por supuesto en el marco de una dieta adecuada) .




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada