jueves, 16 de mayo de 2013

¿Es posible imaginar un desarrollo infinito en un planeta finito?

Puede concebirse un Universo con una Fuerza Irresistible y aun otro con un Objeto Inamovible, pero ¿existe un Universo que tenga a éstos dos titanes?

El desarrollo reciente de conceptos como la huella ecológica  o la deuda ecológica, pone en evidencia que los modelos socio-económicos vigentes no son viables a largo plazo. Además de ser insostenibles, tampoco son justos ya que actualmente un 20% de la población mundial (de los países del Norte) consume el 80% de los recursos planetarios. La reflexión ecológica no se puede desvincular por lo tanto de una reflexión social sobre el reparto justo de los recursos naturales. En otras palabras, la justicia global tiene relación directa con el espacio ecológico ocupado tanto por los países mal-llamados “desarrollados” como por las élites de los países del Sur.
El desafío que presenta el consumo razonable de energía puede resumirse en una simple pregunta:

¿Es posible imaginar un desarrollo infinito en un planeta finito?


Obviamente, la respuesta es: "¡No!". Nuestros recursos naturales no son interminables, y la Tierra cada año se empobrece más, dada la explosión demográfica y el consumo desmesurado que caracterizan nuestros tiempos.
Las estadísticas nos proporcionan bastante información. En el último siglo, la población mundial se ha incrementado en más de 7 mil millones de personas. Si resulta difícil imaginarse lo que representa un siglo, se debe saber que cada día hay 3.500.000 seres humanos más que el día anterior sobre la Tierra, y que cada uno de ellos tiene necesidades energéticas.
Hace mucho tiempo, nuestros antepasados usaban la madera para obtener calor y cocinar su comida, pero más tarde se reemplazó por el carbón, el gas y el petróleo. Así, la humanidad ha pasado por alto el uso de la madera, que es una fuente de energía con conciencia ecológica por constituir un impacto medioambiental neutro en emisiones de CO2 (Véase el informe sobre el tema), y que es, sobre todo, renovable, a diferencia de los combustibles fósiles que se agotan tan rápido como agotan el planeta contaminando la Tierra y contribuyendo al calentamiento global.
Para todos está claro que nos encontramos en un momento difícil. En este caso, ¿cuál debería ser nuestro modelo para el futuro desarrollo?
¿Podemos, como lo sostiene el bando progresista, transponer nuestro modelo occidental de consumo en los países en vías de desarrollo sólo para poder producir y vender más y más mercaderías? ¿Es razonable, o incluso posible, que cada persona del planeta tenga un coche, un televisor, una computadora, un refrigerador, un congelador, un lavarropas, una secadora, un microondas, un teléfono móvil, un reproductor multimedia, etcétera?

¿Dónde vamos para hallar los recursos, las materias primas y, finalmente, la energía para hacer que funcionen todos estos aparatos? Y lo que es más importante: ¿cuáles serían las consecuencias para nuestro medio ambiente? Dado el estado en el que ya se encuentra...
Por otro lado, ¿cómo podemos justificar el hecho de que a los países ricos se les permita beneficiarse de la profusión de aparatos y equipos denegados a otros? ¿Qué podría justificar tales distinciones entre los seres humanos?
Por lo tanto, la situación es clara, y los comienzos de una solución son visibles: los países ricos tienen demasiado, mientras que otros países no tienen lo suficiente. Hemos llegado al centro del problema de nuestro informe. Debemos conservar la energía. No es viable pensar que nuestra humilde persona no cuenta, o muy poco, dada la factura de la salud global.

Por lo tanto, un desarrollo ilimitado en un mundo de recursos limitados es una falsa ilusión que tiene consecuencias dramáticas para nosotros y las generaciones futuras. Debemos actuar en todas las áreas, y ahora depende de usted encontrar buenos y malos ejemplos en cada categoría:
Transporte
Coches, aviones, botes, trenes, bicicletas, paseo a pie...
Producción de energía
Petróleo, gas, carbón, fotovoltaicos, accionados por el viento...
Consumo
Electrodomésticos, objetos recreativos, calefacción, aire acondicionado...
El hecho de no mencionar industrias de toda clase que pueden producir según 2 modelos, sino las que más comúnmente eligen el modelo que respeta el medio ambiente y, por lo tanto, a los seres humanos, es una limitación muy costosa. ¡El segundo modelo integra la noción de respeto y prohíbe el saqueo y la destrucción de recursos naturales que, en realidad, pertenecen a todos!

Todos podemos contribuir a reducir el gasto de energía, todos y cada uno de nosotros. A continuación, presentamos una lista no exhaustiva de lo que cada uno de nosotros puede hacer:

Apagar las luces cuando salga de una habitación
Usar focos de bajo consumo
No dejar ningún aparato en estado de suspensión
Apagar las pantallas de las computadoras
Evitar los envases innecesarios o no reciclables
Elegir envases reutilizables
Reducir y clasificar la basura
Aislar la casa, vivir en armonía con la estación del año
Ajustar el termostato a 19º y usar un pulóver si es necesario
Restringir el uso del aire acondicionado y usar remera para mantenerse fresco
Usar energía renovable

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada